Felipe iii de españa: biografía y reinado

Felipe III nació el 14 de abril de 1578 en el Alcázar de Madrid. Era el último hijo sobreviviente de Felipe II y Ana de Austria, y el cuarto de los cinco hijos del cuarto matrimonio de Felipe II. A la muerte de su padre en 1598, Felipe III ocuparía el trono de España y Portugal.

Índice
  1. El reinado de Felipe III
  2. La expulsión de los moriscos

El reinado de Felipe III

Durante su reinado, Felipe III delegó el poder político en un valido, Francisco de Sandoval y Rojas, marqués de Denia y más tarde duque de Lerma. Este fue el primero de una serie de validos que gobernaron España en el siglo XVIII. Bajo el reinado de Felipe III, España mantuvo su hegemonía en el entorno, pero enfrentó dificultades económicas y la cesión del gobierno a privados o validos, lo que auguró el declive del Imperio.

En el ámbito de la política exterior, Felipe III orientó su política hacia la pacificación. Firmó la Tregua de los Doce Años con los Países Bajos en 1609, reconociendo oficialmente la existencia de Holanda. Sin embargo, este periodo de paz se vio interrumpido en 1618 con el inicio de la Guerra de los Treinta Años, en la cual España apoyó al emperador Fernando II de Austria contra el elector del Palatinado, Federico V.

Uno de los acontecimientos más importantes durante el reinado de Felipe III fue la expulsión de los moriscos de España. Los moriscos eran musulmanes convertidos al cristianismo durante el reinado de los Reyes Católicos. En 1609, Felipe III ordenó su expulsión por motivos religiosos y de seguridad interior. Esta medida tuvo consecuencias significativas, como la disminución de la población y la falta de mano de obra en el campo y la huerta.

La expulsión de los moriscos

La expulsión de los moriscos fue una de las medidas más importantes tomadas por Felipe III. Estos antiguos musulmanes convertidos al cristianismo representaban el 4% de la población de España en ese momento. En el reino de Murcia, donde se encontraba el Valle de Ricote, vivían alrededor de 1500 moriscos.

El temor de que los moriscos pudieran respaldar una invasión otomana de España llevó a Felipe III a ordenar su expulsión en 160Aunque algunos miembros de la nobleza y representantes del reino de Murcia se opusieron a la medida, finalmente se llevó a cabo. La mayoría de los moriscos regresaron a sus hogares en el reino de Murcia con la complicidad de los cristianos viejos.

La expulsión de los moriscos tuvo consecuencias tanto sociales como económicas. Además de la disminución de la población, se produjo un cambio en la titularidad de las propiedades y la eliminación de una posible quinta columna en caso de invasión otomana.

Felipe III fue el último hijo de Felipe II y ocupó el trono de España y Portugal tras la muerte de su padre. Durante su reinado, España mantuvo su hegemonía mundial, pero enfrentó dificultades económicas y la cesión del poder a privados o validos. Además, ordenó la expulsión de los moriscos por motivos religiosos y de seguridad, lo que tuvo consecuencias significativas para la población y la economía del país.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias Más información