Enseñar a pensar: resumen liliana sanjurjo

En la educación actual, es fundamental enseñar a pensar a los alumnos, estimulando su capacidad de reflexión y pensamiento crítico. Sin embargo, en la práctica docente predominan los contenidos teóricos y la memorización, dejando de lado esta habilidad esencial para cualquier persona. Liliana Sanjurjo, reconocida pedagoga argentina, plantea la importancia de repensar la forma en que se imparte la clase, promoviendo el desarrollo del pensamiento en los estudiantes.

Índice
  1. Formas básicas de enseñar según Sanjurjo
  2. La práctica docente según Sanjurjo
  3. Por qué es importante enseñar a pensar
  4. El papel de la Filosofía en enseñar a pensar
  5. Actividades para enseñar a pensar

Formas básicas de enseñar según Sanjurjo

Según Sanjurjo, existen diferentes formas de enseñar que pueden potenciar el pensamiento de los alumnos:

  • Enseñanza tradicional: se basa en la transmisión de conocimientos por parte del docente, poniendo el foco en la memorización y la repetición.
  • Enseñanza por descubrimiento: promueve que los alumnos adquieran conocimientos a través de la exploración y la resolución de problemas.
  • Enseñanza por investigación: fomenta la indagación y la experimentación como método de aprendizaje, permitiendo a los estudiantes construir su propio conocimiento.

Estas formas de enseñar no son excluyentes, sino que pueden combinarse y adaptarse según los objetivos de aprendizaje y las características de los alumnos.

La práctica docente según Sanjurjo

Sanjurjo plantea que la práctica docente debe ser reflexiva y estar en constante revisión. Los docentes deben replantearse su rol y su forma de enseñar, buscando estrategias que promuevan el pensamiento crítico y la autonomía de los estudiantes.

Es importante que los docentes sean conscientes de su influencia en el desarrollo del pensamiento de los alumnos y que se comprometan en brindarles las herramientas necesarias para pensar de forma crítica y reflexiva.

Por qué es importante enseñar a pensar

Enseñar a pensar no solo contribuye a que los estudiantes sean más críticos y reflexivos, sino que también les permite enfrentar problemas y conflictos, ser más empáticos, tomar decisiones informadas y respetar las opiniones de los demás.

En una sociedad cada vez más individualista y tecnificada, enseñar a pensar se vuelve esencial para que los alumnos puedan desenvolverse de manera autónoma y adaptarse a los constantes cambios del entorno actual.

El papel de la Filosofía en enseñar a pensar

La asignatura de Filosofía desempeña un papel fundamental en la enseñanza del pensamiento crítico. Además de abordar las diferentes corrientes de pensamiento, la Filosofía puede incluir en su temario el desarrollo de habilidades de pensamiento lógico y reflexión crítica.

Es importante que se dedique tiempo en las clases de Filosofía para propiciar la cultura del pensamiento, permitiendo a los estudiantes practicar y aplicar estrategias de pensamiento crítico en diferentes situaciones.

Actividades para enseñar a pensar

Existen diversas actividades que pueden implementarse en las clases de Filosofía para fomentar el pensamiento crítico y reflexivo en los alumnos:

  • Llaves del pensamiento: Propuesta de Tony Rain que utiliza 20 llaves simbólicas de diferentes colores para desarrollar el pensamiento crítico y creativo de los alumnos.
  • Debates: Método clásico que fomenta la opinión y el intercambio de ideas sobre un tema en particular.
  • Rutinas del pensamiento: Establecen un protocolo sencillo para aprender a pensar, a través de rutinas de pensamiento como observar, explorar, sintetizar, organizar, razonar, profundizar e interpretar.
  • Análisis de la actualidad: Permite reflexionar sobre la construcción de la realidad y la importancia de ser críticos frente a la información que recibimos.
  • Role playing: Dinámica lúdica en la que los alumnos asumen roles y resuelven conflictos como si fuera un juego.

Estas actividades requieren tiempo, paciencia y constancia por parte de los docentes, pero son fundamentales para desarrollar las habilidades de pensamiento crítico en los alumnos.

Enseñar a pensar es una tarea fundamental en la educación actual. Liliana Sanjurjo propone repensar la forma en que se imparte la clase, promoviendo diferentes formas de enseñar que potencien el pensamiento crítico y reflexivo de los alumnos.

La asignatura de Filosofía juega un papel clave en este proceso, pudiendo incluir en su temario el desarrollo de habilidades de pensamiento lógico y reflexión crítica. Además, existen diversas actividades que pueden implementarse en las clases para fomentar el pensamiento crítico y reflexivo en los estudiantes.

Enseñar a pensar no solo contribuye al desarrollo integral de los alumnos, sino que también les proporciona herramientas fundamentales para enfrentar los desafíos de la sociedad actual.

Subir