moraleja de la película marcelino pan y vino