a veces la sombra análisis