#ExperienciaEPP | Co-Wash: aceptá lo lindo de tus rulos | #EPP

 



Despeinada. No es sólo un tema de Palito Ortega. Fue mi apodo durante años. Básicamente mi pelo parecía despeinado. Resumiendo mi historia: nací con unos rulos hermosos y naranjas. Nunca me gustó que me corten el pelo. Iban pasando los años y más difícil era peinarme y sacarme los piojos. Mi mamá decidió cortarme el pelo bien cortito “para que empiece a crecer sin bichitos”.

Empezó a crecer raro, sin forma, frizzado y seco. Así lo tuve toda la primaria, acompañado de un flequillo stone sin peinar. Así me conocieron en la secundaria. Mi momento favorito, capilarmente hablando, era cuando me hacía la planchita (una gigante de hecho, no como las conocemos ahora). Hasta que la moda de los alisados arribó por completo y nos unió a todes en esa ola muy insalubre de surfear.


Un alisado cada seis meses, un shock de keratina cada tres para reforzar. Así durante once años. Pelo hermoso, brillante, lacio, manejable. Salir de la ducha, secar y planchar; rutina complicada pero llevadera, más si el resultado era belleza y comodidad. Belleza? Si, era más linda con un pelo que no era el mío. Eso decían todes, eso nos hicieron creer durante todos estos años. La belleza siempre es lograda y fabricada, nunca es natural.

En mayo de 2019 fue mi última posión de formol y demás ingredientes que cambian nuestro pelo. como así también dañan nuestra salud. Lo que vino fue tristeza y desesperación, la mitad de la cabeza tenía ondas, la otra mitad resto de pelo lacio. Pelo atado, llanto. Media cola, llanto. Suelto, llanto. Me pregunté que pasaría si me sentaba en la peluquería. como aquella vez a los ocho años, y me cortaba el pelo para que crezca diferente.No me animé, pero si me atreví a investigar.



El cowash llegó a mi vida, con conceptos muy técnicos al principio, y con grandes satisfacciones en lo que siguió del camino. No sólo fue un cambio que necesitaba para recuperar mi pelo. Fue una sesión de terapia diaria, sin profesional, en la que aprendía que nadie podía decirme como tenía que ser mi pelo. Nadie puede adjudicar belleza sólo por tenerlo lacio. Acepté mi pelo. Pero también el resto de mi cuerpo. Esta técnica, sumada la movida feminista, la cual milito hace poco tiempo gracias a la ayuda de mis amigas; me enseñó que nadie puede criticarme por mi aspecto, cómo así tampoco puedo auto juzgarme por no tener la imagen que deseo. Soy única, soy linda. Mis rulos también.

Les dejo a mi mentor y mentoras de esta transición para que puedan tener a mano la información necesaria: @richcova, @carlitasamaniego, @puramelena, @candeconondas, @cowashera

Zani ❤️

PD: Lo más lindo que tiene #EPP es que, en el camino, nos vamos encontrando con gente bellísima que se anima a contar sus historias. Hace poquito hicimos en nuestra cuenta de instagram una encuesta sobre el co-wash y Zani levantó la mano para charlar un poco sobre su experiencia, y como fue aceptando lo hermosos que son sus rulos. 

Gracias Zani por la confianza y las palabras ❤️ Y ojalá este sea el puntapie para quien tenga muchas ganas de escribir pero no se anima. En Pocas Palabras es ese espacio. 

1 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram