#ChicaFan | Espías a escondidas | Spies in disguise | #EPP


Levante la mano quien no puede decirle que no a una buena película de espías. Acá las #EPP levantan las dos. Espías a escondidas no fue la excepción porque es una hermosa combinación de todo lo que nos gusta: animación, grandes escenas de acción, una historia sobre la amistad y Tom Holland. Si, él hace todo mejor.

"Lance Sterling y Walterio Benítez son casi opuestos. Lance es cool, encantador y elegante. Walterio no. Pero lo que a Walterio le falta de habilidades sociales, lo compensa con inteligencia e inventiva, es el genio científico que crea los artefactos que Lance usa en sus misiones. Pero cuando las cosas dan un giro inesperado, de pronto Walterio y Lance tienen que confiar uno en el otro de una forma completamente nueva. Y si esta pareja dispareja no aprende a trabajar en equipo, el mundo entero está en peligro".



Dirigida por Nick Bruno y Troy Quane, esta película apta para todo público habla sobre la vida de dos personajes muy muy opuestos, y nos enseña que muchas veces nuestras diferencias nos complementan para convertirnos no solo en mejores profesionales (¡vaya que si!): también en mejores personas. 

Lance es todo lo que Will Smith es: un espía exitoso y seductor (bueno, quizás Will Smith no sea un espía). Es un James Bond contemporáneo, que deja suspiros detrás de si y que solo tiene un defecto: no sabe trabajar en equipo. Pero para eso tenemos a Walterio Benítez (Tom Holland) un joven quien luego de perder a su mamá decide volcarse por completo a sus inventos, que sin ejercer violencia, prometen un día cambiar al mundo. 


Una de esas promesas es un líquido que convierte a los espías en seres invisibles para el mundo (o no tanto, dependiendo cuanta fobia les tengas): PALOMAS. Y si, es Lance en su afán por escapar de los malvados asiáticos (si, son ellos los malos de la película) quien lo prueba por primera vez. Esta secuencia le saca carcajadas a lxs más chiquitxs, sonrisas a lxs más grandes y te asegura una hora y media de diversión pura.

El film es una clara parodia al universo Bond, y es que Walterio se convierte en un antihéroe del que todxs nos encariñamos, una especie de agente 007 con una torpeza y un encanto natural al cual es imposible resistirse y que te saca más de una risa por su bondad desmedida, la inocencia que lleva como estandarte y que le ayuda a revertir el egocentrismo de Lance. 


Mucha ciencia (antes de entrar, lean un poco sobre la serotonina porque después lxs niñxs van a preguntar), locaciones internacionales exóticas, alguna que otra referencia latina y un soundtrack que mezcla el espionaje con el reggaeton, Espías a Escondidas es una película que no te podés perder. Vayas o no vayas con chicxs a verla.

#TeamEPP

0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram