#ChicaFan | Christopher Robin, un reencuentro inolvidable ♥ | #EPP

Las imágenes son cortesía de Disney
Pamela y Pomelo. Ellxs eran mis mejores amigxs, quienes escuchaban todas mis penitas de amor, y quienes dormían conmigo sin importar que pasara. Pamela y Pomelo eran mis Winnie the Pooh, Igor y Tigger (con doble G). La semana pasada, viendo la nueva película de Disney, Christopher Robin: un reencuentro inolvidable, volví a acordarme de ellxs ♥

Seguramente lxs escuchaste nombrar. Fue en 1926 cuando los pequeños animales del Bosque de los 100 Acres y su amigo humano Christopher Robin vieron la luz por primera vez, cuando el papá del pequeño comenzó a escribir historias que venían a su cabeza sobre este peculiar grupo que vivía aventura tras aventura. En 1977 la compañía Walt Disney decide lanzar el primer largometraje de los amigos, y este 2018, 41 años después, volvieron a la pantalla grande.


Con Marc Forster como director y Ewan McGregor interpretando a un adulto y perdido Christopher Robin, esta historia ambientada en la post segunda guerra mundial te compra por donde la mires. Con un increíble trabajo de fotografía, los encargados de los dos escenarios donde se desarrolla la película se lucieron con su mejor trabajo. 

Por un lado tenemos a la tumultuosa Londres (Lon Don, como lo llama el tierno Winnie the Pooh), con sus cientos de personas corriendo de acá para allá, el tráfico caótico y una vida que pasa rápida y agitada para sus habitantes. El soundtrack acompaña la dinámica de una ciudad que parece nunca descansar (como el pobre Christopher que tienen que salvar a sus compañeros de una terrible crisis que está atravesando la compañía donde trabaja).


Del otro lado del árbol nos encontramos con El Bosque de los 100 Acres, un lugar mágico donde el tiempo no parece pasar (pero si pasa), donde todo se aprecia en un macro que hace que amemos cada detalle, cada flor, cada rayo de sol. La música acompaña con un piano que adormece, que nos invita a disfrutar de cada momento, y nos enseña que nuestro día favorito es el hoy.

Disney, lo hiciste otra vez, y como todos sabemos Christopher Robin no es una película para niñxs. Es más, te diría que si querés disfrutarla como se lo merece, vayas a verlx solx (y después, ya que vas a querer verla dos veces, acompañadx). Esta película es una invitación a la pensar. Vertiginosa a veces, con una cadencia reflexiva otras tantas, Winnie the Pooh le hace preguntas a su viejo amigo, y parece estar preguntándonos a nosotros.


Salí del cine con la nostalgia del reecuentro y de la infancia pasada. Con las historias que noche tras noche me contaba mi mamá antes de irme a dormir, con ganas de volver a abrazar a mis peluches que fueron mis amigos cuando era chica. Vas a salir del cine con miles de preguntas y con ganas de entender, como Christopher Robin, que es lo verdaderamente importante. El hoy, diría su viejo amigo Pooh, y entender que esos sueños que nos definieron de niñxs, pueden ser la inspiración para los adultxs en que nos convertimos ♥

0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram