#ChicaFan | ¡Vimos La La Land antes que nadie!

Tuvimos el placer de ser invitadas a disfrutar de la película que todos hablan y que va seguir en boca de todos por mucho tiempo: La La Land!

Escrita y dirigida Damien Chazelle, es una de esas películas que desde el comienzo pisa fuerte. La trama se centra en Mia (Emma Stone): una de las muchas aspirantes a ser actriz que viven en Los Angeles en busca del sueño hollywoodense, que se gana la vida como camarera mientras se presenta a varios castings; y Sebastian (Ryan Gosling): un pianista que trabaja en bares de mala muerte cuyo sueño es poder tener su propio club donde se le pueda rendir tributo al jazz más puro. “En una competencia constante por buscar un hueco en el mundo del espectáculo, estos artistas descubrirán que el equilibrio entre el amor y el arte puede ser el mayor obstáculo de todos."


Ambos actores interpretan a sus personajes con una frescura tan atrapante que hace desaparecer todo lo que te rodea. Por eso, si te enamoraste de Ryan en Diario de una Pasión, si te olvidaste como era estar enamorada de él o no entendías porque muchas lo estaban: Prepárate porque esta película te va a hacer enamorar de nuevo, recordar porque lo estabas en un comienzo y te va a dar la bienvenida al mundo de Ryan Gosling! También vas a poder ser testigo de cómo Emma le brinda a Mia esa torpeza humana que muchos personajes de la gran pantalla no poseen, y logra que todo lo que transcurre en esta historia parezca lo más real que viste en un largo tiempo.


Si la escenografía de esta increíble comedia romántica es lo que termina de darle sentido a cada escena, la música es lo termina de darle un sentido universal a la historia completa. Es el arma secreta de Chazelle, porque es de esa música que te hace querer saltar del asiento y bailar sin importar que sea tan sólo una melodía, y te hace querer que salga una versión sing along a lo High School Musical.


La película es, en algún punto, un cuestionamiento al éxito en sí: Al que se obtiene sin hacer lo que realmente querías o lo que estabas destinado a ser, pero también a ese éxito que se logra haciendo lo que te gusta, lo que amas y lo que te apasiona. Y se las ingenia para tratar de hacernos ver que cada decisión que tomamos es un hilo conductor hacia nuestro futuro, sin importar cuán mínima esta parezcan en el esquema del universo. Una comedia genuinamente romántica creada para asegurarte y recordarte que el que sueña y no se rinde, siempre es más feliz que resto: Porque rendirte ante algo o alguien es principalmente, rendirte ante vos mismo.


La La Land puede definirse como muchas cosas pero esencialmente es un musical contemporáneo cargado con olas del pasado que te embisten sin anestesia y te hacen simplemente sentir. Sentir el arte, la ambición, la frustración, el fracaso y el sacrificio; pero por sobre todo eso, te hace sentir el amor. El resultado: un musical de ensueño que parece un simple recuerdo y, a su vez, algo que jamás viste. Así, Damien Chazelle rinde un célebre homenaje al pasado envolviendo el presente, alcanzando un perfecto equilibrio entre la innovación, la nostalgia, la ironía y la inocencia.


Más allá de las muchas nominaciones, los 7 Globos de Oro y otros premios recibidos que lleva en su haber es una historia para todo tipo de espectador: Para los soñadores, para aquel que jamás comprendió la filosofía o el punto de vista de los soñadores empedernidos, para el frustrado que cree que vos no vas a poder sólo porque él bajo los brazos, o para vos que estas pensando en rendirte. Y es el tipo de película que quisieras que todo el mundo supiera apreciar como el arte que realmente es. Si no le encontrás sentido o no te hace replantear tu vida es que realmente no la estabas viendo o escuchando. Como dijo Adam Graham, de Detroit News:Es una experiencia muy pero muy especial, películas como ésta no aparecen muy seguido en el mundo.” Así que si tenés la oportunidad de ver esta increíble historia de amor, miralá ¡No dudes ni un segundo!

Dani Cirer

Tuvimos el placer de ser invitadas a disfrutar de la película que todos hablan y que va seguir en boca de todos por mucho tiempo: La La Land!

Escrita y dirigida Damien Chazelle, es una de esas películas que desde el comienzo pisa fuerte. La trama se centra en Mia (Emma Stone): una de las muchas aspirantes a ser actriz que viven en Los Angeles en busca del sueño hollywoodense, que se gana la vida como camarera mientras se presenta a varios castings; y Sebastian (Ryan Gosling): un pianista que trabaja en bares de mala muerte cuyo sueño es poder tener su propio club donde se le pueda rendir tributo al jazz más puro. “En una competencia constante por buscar un hueco en el mundo del espectáculo, estos artistas descubrirán que el equilibrio entre el amor y el arte puede ser el mayor obstáculo de todos."


Ambos actores interpretan a sus personajes con una frescura tan atrapante que hace desaparecer todo lo que te rodea. Por eso, si te enamoraste de Ryan en Diario de una Pasión, si te olvidaste como era estar enamorada de él o no entendías porque muchas lo estaban: Prepárate porque esta película te va a hacer enamorar de nuevo, recordar porque lo estabas en un comienzo y te va a dar la bienvenida al mundo de Ryan Gosling! También vas a poder ser testigo de cómo Emma le brinda a Mia esa torpeza humana que muchos personajes de la gran pantalla no poseen, y logra que todo lo que transcurre en esta historia parezca lo más real que viste en un largo tiempo.


Si la escenografía de esta increíble comedia romántica es lo que termina de darle sentido a cada escena, la música es lo termina de darle un sentido universal a la historia completa. Es el arma secreta de Chazelle, porque es de esa música que te hace querer saltar del asiento y bailar sin importar que sea tan sólo una melodía, y te hace querer que salga una versión sing along a lo High School Musical.


La película es, en algún punto, un cuestionamiento al éxito en sí: Al que se obtiene sin hacer lo que realmente querías o lo que estabas destinado a ser, pero también a ese éxito que se logra haciendo lo que te gusta, lo que amas y lo que te apasiona. Y se las ingenia para tratar de hacernos ver que cada decisión que tomamos es un hilo conductor hacia nuestro futuro, sin importar cuán mínima esta parezcan en el esquema del universo. Una comedia genuinamente romántica creada para asegurarte y recordarte que el que sueña y no se rinde, siempre es más feliz que resto: Porque rendirte ante algo o alguien es principalmente, rendirte ante vos mismo.


La La Land puede definirse como muchas cosas pero esencialmente es un musical contemporáneo cargado con olas del pasado que te embisten sin anestesia y te hacen simplemente sentir. Sentir el arte, la ambición, la frustración, el fracaso y el sacrificio; pero por sobre todo eso, te hace sentir el amor. El resultado: un musical de ensueño que parece un simple recuerdo y, a su vez, algo que jamás viste. Así, Damien Chazelle rinde un célebre homenaje al pasado envolviendo el presente, alcanzando un perfecto equilibrio entre la innovación, la nostalgia, la ironía y la inocencia.


Más allá de las muchas nominaciones, los 7 Globos de Oro y otros premios recibidos que lleva en su haber es una historia para todo tipo de espectador: Para los soñadores, para aquel que jamás comprendió la filosofía o el punto de vista de los soñadores empedernidos, para el frustrado que cree que vos no vas a poder sólo porque él bajo los brazos, o para vos que estas pensando en rendirte. Y es el tipo de película que quisieras que todo el mundo supiera apreciar como el arte que realmente es. Si no le encontrás sentido o no te hace replantear tu vida es que realmente no la estabas viendo o escuchando. Como dijo Adam Graham, de Detroit News:Es una experiencia muy pero muy especial, películas como ésta no aparecen muy seguido en el mundo.” Así que si tenés la oportunidad de ver esta increíble historia de amor, miralá ¡No dudes ni un segundo!

Dani Cirer

0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram