#HablemosDe: Revolución DIY. Compremos menos, hagamos más

El último DIY que hice ¡encontrá el post en #EPP!
-no les puedo explicar cuanto me gusta esta banda-

Voy a empezar haciendo una gran aclaración: no me voy a meter en cuestiones económicas y políticas, porque sé poco y realmente no me creo capacitada para hablar abiertamente sobre temas que no entiendo. Si sé que hoy en día comprar se volvió un tema complicado, porque los precios están altos y, sumémosle que cuando se vende un producto muchas veces se le pone un sobre precio exagerado y ridículo -hace 3 años me compré una camisa en Flores a $90 y el año pasado vi LA MISMA a $900 en una marca de ropa muy conocida. Posta, no se habían molestado ni en cambiarle los botones-.

Por eso hoy quiero tratar un tema -y me encantaría saber las opiniones de ustedes- que, más que tendencia, se volvió en un estilo de vida: el DIY (Do It Yourself). Yo lo conocí gracias a las chicas de #ABeautifulMess, que hacía cosas preciosas -léase cocinas, mesas, habitaciones, ¡una cosa de locos!- con poco dinero, y contaban cuales eran los pro y las contras de hacer objetos vos misma. Comencé a incursionar en el tema, y al principio admito que no me gustaban los resultados hasta que le agarré la mano y me di cuenta de cuantas cosas podía hacer.

En su blog Mica Dieguez te enseña a hacer las mejores recetas ¡con tus propias manos!

Muchas veces vemos objetos en las vidrieras que nos encantan y que morimos por tener pero el sobre precio nos espanta y salimos corriendo del lugar. Sin ir más lejos, una bufanda hoy en día no sale menos que $150 pesos y yo, con una madeja de lana y un par de agujas -más las clases que me dió #MamáEPP para que me quede prolija- me la hice con tal solo $40. ¿Ven la diferencia?  Ni hablar que no es lo mismo que te digan "Que linda es tu bufanda" y vos respondas con una sonrisa, a que le puedas contestar "¿Te gusta? La hice yo" -¡tomá! ¿cómo te quedó el ojo?-

Con esto no les digo que no se compren nada, que dejen el consumo y que hasta se pongan a plantar sus propias zanahorias -aunque no estaría mal, son muchísimo más sanas-, sino que tienen una alternativa que quizás no tuvieron en cuenta, para algunas cosas que no nos podemos dar el gusto de tener. Soy de las que manda a estampar las remeras porque no encuentra las estampas que le gustan a la venta -en serio, no hay una que diga Bass Girlfriend...-, o las que arma sus propios cuadros mandándo a imprimir láminas con frases que me identifican. 

Muchos bares empezaron a usar el DIY para decorar sus espacios.
La revolución DIY es una alternativa a los precios de hoy en día. Es el que te permite tener esa bufanda que tanto te gustó, hecho con tus propias manos. Es comer algo que hiciste vos, y que te salió incluso más rico que si lo hubieras comprado. El DIY nos permite imaginar, diseñar, crear. Nos deja con el saborcito dulce de saber que tiene tu impronta, tu originalidad. Ya Utilísima -¡utilísima volvéeee!- nos lo anunciaba: "hágalo usted mismo, que si usted lo hace lo hará mejor". Cuanta razón tenían che...

Noe Torres

El último DIY que hice ¡encontrá el post en #EPP!
-no les puedo explicar cuanto me gusta esta banda-

Voy a empezar haciendo una gran aclaración: no me voy a meter en cuestiones económicas y políticas, porque sé poco y realmente no me creo capacitada para hablar abiertamente sobre temas que no entiendo. Si sé que hoy en día comprar se volvió un tema complicado, porque los precios están altos y, sumémosle que cuando se vende un producto muchas veces se le pone un sobre precio exagerado y ridículo -hace 3 años me compré una camisa en Flores a $90 y el año pasado vi LA MISMA a $900 en una marca de ropa muy conocida. Posta, no se habían molestado ni en cambiarle los botones-.

Por eso hoy quiero tratar un tema -y me encantaría saber las opiniones de ustedes- que, más que tendencia, se volvió en un estilo de vida: el DIY (Do It Yourself). Yo lo conocí gracias a las chicas de #ABeautifulMess, que hacía cosas preciosas -léase cocinas, mesas, habitaciones, ¡una cosa de locos!- con poco dinero, y contaban cuales eran los pro y las contras de hacer objetos vos misma. Comencé a incursionar en el tema, y al principio admito que no me gustaban los resultados hasta que le agarré la mano y me di cuenta de cuantas cosas podía hacer.

En su blog Mica Dieguez te enseña a hacer las mejores recetas ¡con tus propias manos!

Muchas veces vemos objetos en las vidrieras que nos encantan y que morimos por tener pero el sobre precio nos espanta y salimos corriendo del lugar. Sin ir más lejos, una bufanda hoy en día no sale menos que $150 pesos y yo, con una madeja de lana y un par de agujas -más las clases que me dió #MamáEPP para que me quede prolija- me la hice con tal solo $40. ¿Ven la diferencia?  Ni hablar que no es lo mismo que te digan "Que linda es tu bufanda" y vos respondas con una sonrisa, a que le puedas contestar "¿Te gusta? La hice yo" -¡tomá! ¿cómo te quedó el ojo?-

Con esto no les digo que no se compren nada, que dejen el consumo y que hasta se pongan a plantar sus propias zanahorias -aunque no estaría mal, son muchísimo más sanas-, sino que tienen una alternativa que quizás no tuvieron en cuenta, para algunas cosas que no nos podemos dar el gusto de tener. Soy de las que manda a estampar las remeras porque no encuentra las estampas que le gustan a la venta -en serio, no hay una que diga Bass Girlfriend...-, o las que arma sus propios cuadros mandándo a imprimir láminas con frases que me identifican. 

Muchos bares empezaron a usar el DIY para decorar sus espacios.
La revolución DIY es una alternativa a los precios de hoy en día. Es el que te permite tener esa bufanda que tanto te gustó, hecho con tus propias manos. Es comer algo que hiciste vos, y que te salió incluso más rico que si lo hubieras comprado. El DIY nos permite imaginar, diseñar, crear. Nos deja con el saborcito dulce de saber que tiene tu impronta, tu originalidad. Ya Utilísima -¡utilísima volvéeee!- nos lo anunciaba: "hágalo usted mismo, que si usted lo hace lo hará mejor". Cuanta razón tenían che...

Noe Torres

3 comentarios

  1. Soy fan de los DIY´S gusta hacerlos!!besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encantan los DIY y sobre todo, hacerlos! Es una manera de reutilizar y dar una segunda vida a cosas que ya no nos sirven, y además estrenamos sin gastar nada de dinero :)

    Un besito ❤
    Melania | modeintechnicolor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. soy muuuy de hacer todo yo, asique este post me encanto :) un besoteeeee

    ResponderEliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram