DIY Otoñal: ¡eco cuadrito!

Las fotos son nuestras, ¿no quedaron preciosas? ♥
Long story short: (eso lo aprendí incursionando en Casa Foa y eventos de Trapiche, y aunque dije que nunca lo iba a usar ¡se me pegó! #Karma'sABitch). Iba con mamá caminando por las veredas aaaaanchas de La Plata, tapada hasta las orejas y muerta de frío y vi una hojita tirada en el piso que era PERFECTA. Y cuando digo perfecta, es pisada y tirada pero sin una rotura. Hermosa, simétrica y en el suelo. La agarré y con #MamáEPP comenzamos una especie de competencia a ver quien encontraba la hoja más linda (Si. Somos una familia un poquiiiiito competitiva. Marshall Eriksen un poroto al lado nuestro). Cuestión que volvimos a casa con un puñado de hojas (y un kilo de carne para hacer milanesas, aunque eso no venga al caso).

Quedaron arriba de la mesa y cada vez que las miraba pensaba qué podía hacer con ellas. Hasta que me iluminé, después de ver un marco que tenía sin usar, e imaginármelo pintado de dorado. Faltaba comprar un poco de brillantina y que se hiciera la magia para darle un poco de color y brillo a este otoño que se vino fresquito.


¿Qué necesitás para hacer este DIY?

1. Un marco de fotografía
2. Acrílico dorado o del color que quieras
3. Un pincel
4. Una hoja blanca (puede ser la misma que te viene con el cuadro)
5. Brillantina
6. Pegamento
7. ¡Las hojas más bonitas que puedas encontrar!


1. Lo primero que hice fue poner durante toda la noche la hoja más linda (que la encontró mi mamá, le voy a dar el mérito) abajo de algo pesado así se aplastaba. Mientras tanto iba pintando el marco con tres manos de acrílico dorado (que quedó más opaco de lo que pensé que iba a quedar). 

2. Al otro día, saqué la hoja, la llené de pegamento en un solo lado y la espolvoreé con brillantina dorada. La dejé una hora para que se seque y después le saqué la brillantina sobrante. La puse sobre el vidrio del marco, tiré un poquito de la brillantina que me había sobrado a su alrededor, le puse el papel blanco entre la hoja y la tapa del marco ¡y listo! 

¿Vieron como con dos simples pasos y con materiales que todos debemos tener en casa armamos un cuadrito re lindo? Es súper fácil y rápido de armar, especial para armar con los chicos (tengan cuidado con la brillantina, ¡plischus!) en esos días en que los días están horribles y no podemos salir de casa. Espero que les haya gustado ¡y prometo más tutoriales durante el otoño! 

Noe Torres

Las fotos son nuestras, ¿no quedaron preciosas? ♥
Long story short: (eso lo aprendí incursionando en Casa Foa y eventos de Trapiche, y aunque dije que nunca lo iba a usar ¡se me pegó! #Karma'sABitch). Iba con mamá caminando por las veredas aaaaanchas de La Plata, tapada hasta las orejas y muerta de frío y vi una hojita tirada en el piso que era PERFECTA. Y cuando digo perfecta, es pisada y tirada pero sin una rotura. Hermosa, simétrica y en el suelo. La agarré y con #MamáEPP comenzamos una especie de competencia a ver quien encontraba la hoja más linda (Si. Somos una familia un poquiiiiito competitiva. Marshall Eriksen un poroto al lado nuestro). Cuestión que volvimos a casa con un puñado de hojas (y un kilo de carne para hacer milanesas, aunque eso no venga al caso).

Quedaron arriba de la mesa y cada vez que las miraba pensaba qué podía hacer con ellas. Hasta que me iluminé, después de ver un marco que tenía sin usar, e imaginármelo pintado de dorado. Faltaba comprar un poco de brillantina y que se hiciera la magia para darle un poco de color y brillo a este otoño que se vino fresquito.


¿Qué necesitás para hacer este DIY?

1. Un marco de fotografía
2. Acrílico dorado o del color que quieras
3. Un pincel
4. Una hoja blanca (puede ser la misma que te viene con el cuadro)
5. Brillantina
6. Pegamento
7. ¡Las hojas más bonitas que puedas encontrar!


1. Lo primero que hice fue poner durante toda la noche la hoja más linda (que la encontró mi mamá, le voy a dar el mérito) abajo de algo pesado así se aplastaba. Mientras tanto iba pintando el marco con tres manos de acrílico dorado (que quedó más opaco de lo que pensé que iba a quedar). 

2. Al otro día, saqué la hoja, la llené de pegamento en un solo lado y la espolvoreé con brillantina dorada. La dejé una hora para que se seque y después le saqué la brillantina sobrante. La puse sobre el vidrio del marco, tiré un poquito de la brillantina que me había sobrado a su alrededor, le puse el papel blanco entre la hoja y la tapa del marco ¡y listo! 

¿Vieron como con dos simples pasos y con materiales que todos debemos tener en casa armamos un cuadrito re lindo? Es súper fácil y rápido de armar, especial para armar con los chicos (tengan cuidado con la brillantina, ¡plischus!) en esos días en que los días están horribles y no podemos salir de casa. Espero que les haya gustado ¡y prometo más tutoriales durante el otoño! 

Noe Torres

0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram