Y una noche, revivió el viejo Cine Club

Todas las fotos de este post fueron sacadas por mi
"-Pensar que hace unos años veníamos al cine para ver las películas nuevas de Sandro y Luis Brandoni. Veníamos los miércoles con las chicas y Doña María, se llenaba...-". Como si fuera una premonición, con #MamáEPP pasamos una mañana al frente del viejo Cine Marconi, ubicado en Quintana 44 en Santa Rosa, La Pampa. Sus puertas habían cerrado hace años, y ahora era solo salón deshabitado en medio del centro pampeano. No nos imaginábamos que tan solo una semana después, Cine Club iba a abrir sus puertas


La cita fue el miércoles 13 de enero, el día que se hacen los pre-estrenos de las grandes películas, como antesala que auguran los grandes éxitos. Fue a las 21:30 cuando Cine Club abrió sus puertas por primera vez, y los invitados pasaron al salón de adelante, donde funciona un café y winebar. La particularidad de este lugar es esa: de mañana y tarde funciona como café, de noche se convierte en un pub. Solo hay que cruzar las grandes puertas negras que antes separaban la boletería de la famosa pantalla grande del ex Cine Marconi.


Este primer espacio, amplio y luminoso, se caracteriza por las estanterías repletas de vinos, las mesitas de madera y los posters colgados de exitosos estrenos del pasado. Es un lugar tranquilo, donde se escucha una música de fondo y la gente puede sentarse a charlar mientras comparte una merienda. Ahí esperamos mientras los invitados iba entrando, ansiosos por ver que había detrás de las puertas negras.


Fue minutos más tarde que se abrieron y dieron pasos al espacio donde Cine Club funciona como bar y las bebidas más famosas del mundo cinéfilo cobran vida por las noches. Las paredes de ladrillo a la vista fue lo primero que llamó mi atención, al igual que el gran cartel de neón que reza: "if you want to get loaded, why don't you just order a shot", poema de Cocktail, película protagonizada por Tom Cruise, en 1988.

Imaginen a una cinéfila como yo, abriendo la carta de tragos y encontrándome con el famoso Martini Vesper de James Bond. Con palabras de Marilyn (que podría estar tranquilamente sentada en uno de esos sillones rojos del fondo) y con fotografías de los grandes clásicos del cine en sus paredes. #ChicaFan fue feliz y se sintió como en un bar de las épocas doradas de Hollywood. Es que se respira cine ahí, en una vieja sala del centro santarroseño. Una sala que revivió esa noche, y que piensa dar muchas funciones más. Gracias Cine Club por eso.

Noelia Torres
@noetorres13

Todas las fotos de este post fueron sacadas por mi
"-Pensar que hace unos años veníamos al cine para ver las películas nuevas de Sandro y Luis Brandoni. Veníamos los miércoles con las chicas y Doña María, se llenaba...-". Como si fuera una premonición, con #MamáEPP pasamos una mañana al frente del viejo Cine Marconi, ubicado en Quintana 44 en Santa Rosa, La Pampa. Sus puertas habían cerrado hace años, y ahora era solo salón deshabitado en medio del centro pampeano. No nos imaginábamos que tan solo una semana después, Cine Club iba a abrir sus puertas


La cita fue el miércoles 13 de enero, el día que se hacen los pre-estrenos de las grandes películas, como antesala que auguran los grandes éxitos. Fue a las 21:30 cuando Cine Club abrió sus puertas por primera vez, y los invitados pasaron al salón de adelante, donde funciona un café y winebar. La particularidad de este lugar es esa: de mañana y tarde funciona como café, de noche se convierte en un pub. Solo hay que cruzar las grandes puertas negras que antes separaban la boletería de la famosa pantalla grande del ex Cine Marconi.


Este primer espacio, amplio y luminoso, se caracteriza por las estanterías repletas de vinos, las mesitas de madera y los posters colgados de exitosos estrenos del pasado. Es un lugar tranquilo, donde se escucha una música de fondo y la gente puede sentarse a charlar mientras comparte una merienda. Ahí esperamos mientras los invitados iba entrando, ansiosos por ver que había detrás de las puertas negras.


Fue minutos más tarde que se abrieron y dieron pasos al espacio donde Cine Club funciona como bar y las bebidas más famosas del mundo cinéfilo cobran vida por las noches. Las paredes de ladrillo a la vista fue lo primero que llamó mi atención, al igual que el gran cartel de neón que reza: "if you want to get loaded, why don't you just order a shot", poema de Cocktail, película protagonizada por Tom Cruise, en 1988.

Imaginen a una cinéfila como yo, abriendo la carta de tragos y encontrándome con el famoso Martini Vesper de James Bond. Con palabras de Marilyn (que podría estar tranquilamente sentada en uno de esos sillones rojos del fondo) y con fotografías de los grandes clásicos del cine en sus paredes. #ChicaFan fue feliz y se sintió como en un bar de las épocas doradas de Hollywood. Es que se respira cine ahí, en una vieja sala del centro santarroseño. Una sala que revivió esa noche, y que piensa dar muchas funciones más. Gracias Cine Club por eso.

Noelia Torres
@noetorres13

0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram