Hoy quiero ver... ¡Los 8 más odiados!

Todas las imágenes de este post fueron extraídas de Google
Primer Acto: Una del lejano oeste

Así de cinéfila y todo, nunca había visto una clásica película de Cowboys. Padre fanático me hizo buscar "Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo" pero ni la encontramos y ni la vimos. Eso fui a ver al cine cuando me enteré que Tarantino volvía a retomar esta temática. Y eso es lo que encontré. Ambientada unos años después de la Guerra Civil Norteamericana, la película transcurre durante una tormenta de nieve en el Estado de Wyoming. Imaginate a un retirado de guerra, un sheriff, 2 caza recompensas y 4 criminales atrapados en una cabaña. Nada puede terminar bien y ya se auguraba (como todo lo que hace el amigo Quentin) que iba a correr mucha sangre por el lugar. 


Segundo Acto: El genio detrás de la obra maestra

Cuando vas a ver una película de Tarantino, ya sabés lo que te vas a encontrar. Si sos muy susceptible, te recomiendo que ni siquiera pases por la puerta del cine. Con el humor negro que lo caracteriza, el director dirigió y escribió su 8'va película, y no dudo que estuvo en todos los detalles. Lo que más me gustó fue la fotografía, si. Cuando una película transcurre prácticamente en una sola locación, tenés que sacar genialidades de la galera. En The Hateful Eight, la historia transcurre casi por completo dentro de una cabaña, con algunos flashbacks dentro de cada capítulo que cortan un poco las escenas. La tomas, la iluminación y como esto se encastra con cada una de las escenas, dan a entender que Tarantino estuvo presente en todo el proceso de producción y guionado. Cosa que pocos directores realizan. Ennio Morricone (también compuso la música de Lo bueno, lo malo y lo feo) fue el encargado de otra de las grandes características de esta película: el sonido. Ganador de un Globo de Oro justamente por eso, le imprime su ritmo y sus tiempos a cada uno de los actos. La canción "Noche de Paz" en una de las escenas más intensas fue, déjenme decirlo, genialidad pura.


Tercer Acto: 187

187 minutos. 3 horas y 7 minutos. Eso es lo que dura The Hateful Eight. ¿Y quieren saber una cosa? No me pareció para nada larga. Quizás sea que Tarantino nos tiene acostumbrados a estar en alerta permanente. Sabés que no va a estar mas de 5 minutos tranquilo que ya algo tiene que pasar. La primera parte si me pareció media larga. Me asombraron los diálogos extensos de los primeros dos actos, pero a una persona que le gusta la historia tanto como a mi, no les van a parecer monótonos. Es más, ayuda a entender y cerrar la historia. Tenían razón cuando decían que era una mezcla perfecta entre Hitchcock y Agatha Christie. La tormenta de nieve, la cabaña y los ocho sospechosos creaban un clima de suspenso, mezclado con el humor grotesco con el que terminaba cada escena. La gente reía a carcajadas en el cine, porque es una de esas películas que disfrutás aunque cada uno de los pulps sean más violentos que el otro. Imaginé un sinfín de finales, y sabía que igualmente iba a sorprenderme.


Último Acto: El más odiado

Voy a admitir que cuando apareció el nombre de Channing Tatum en los primeros créditos, fue lo peor que me podría haber pasado desde el comienzo de la película. Pasé cada escena esperando que aparezca, porque fue una sorpresa para mi que Tarantino lo haya elegido para interpretar un papel. Me gustó su versatilidad para el personaje aunque, obviamente, no haya sido mi preferido. Podría haber sido Samuel Jackson porque indudablemente se come el papel y es el personaje que más al filo del asiento te tiene. Sin embargo, fue Daisy Domergue (interpretada por Jennifer Jason Leight) a quien abría aplaudido de pie. Casi una Helena Bonham Carter, me sorprendió con sus gestos, sus caras y su papel de desquiciada. No por nada está nominada a un premio Oscar como Mejor Actriz de Reparto, y realmente espero que se lo lleve a su casa. Otra joya que pulió Tarantino en esta película y que no dudo que va a repetir en otro de sus films si tiene la posibilidad.

Me encantó, que te voy a andar mintiendo. Para mi fue otra genialidad de este director, que te aconsejo que si podés, vayas a verla al cine. Los Ocho más Odiados fue una combinación de buenas historias, misterio, crimen y las viejas películas Western. Es otra buena película de Tarantino. Y con eso, ya te dije todo.

Noe Torres

Todas las imágenes de este post fueron extraídas de Google
Primer Acto: Una del lejano oeste

Así de cinéfila y todo, nunca había visto una clásica película de Cowboys. Padre fanático me hizo buscar "Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo" pero ni la encontramos y ni la vimos. Eso fui a ver al cine cuando me enteré que Tarantino volvía a retomar esta temática. Y eso es lo que encontré. Ambientada unos años después de la Guerra Civil Norteamericana, la película transcurre durante una tormenta de nieve en el Estado de Wyoming. Imaginate a un retirado de guerra, un sheriff, 2 caza recompensas y 4 criminales atrapados en una cabaña. Nada puede terminar bien y ya se auguraba (como todo lo que hace el amigo Quentin) que iba a correr mucha sangre por el lugar. 


Segundo Acto: El genio detrás de la obra maestra

Cuando vas a ver una película de Tarantino, ya sabés lo que te vas a encontrar. Si sos muy susceptible, te recomiendo que ni siquiera pases por la puerta del cine. Con el humor negro que lo caracteriza, el director dirigió y escribió su 8'va película, y no dudo que estuvo en todos los detalles. Lo que más me gustó fue la fotografía, si. Cuando una película transcurre prácticamente en una sola locación, tenés que sacar genialidades de la galera. En The Hateful Eight, la historia transcurre casi por completo dentro de una cabaña, con algunos flashbacks dentro de cada capítulo que cortan un poco las escenas. La tomas, la iluminación y como esto se encastra con cada una de las escenas, dan a entender que Tarantino estuvo presente en todo el proceso de producción y guionado. Cosa que pocos directores realizan. Ennio Morricone (también compuso la música de Lo bueno, lo malo y lo feo) fue el encargado de otra de las grandes características de esta película: el sonido. Ganador de un Globo de Oro justamente por eso, le imprime su ritmo y sus tiempos a cada uno de los actos. La canción "Noche de Paz" en una de las escenas más intensas fue, déjenme decirlo, genialidad pura.


Tercer Acto: 187

187 minutos. 3 horas y 7 minutos. Eso es lo que dura The Hateful Eight. ¿Y quieren saber una cosa? No me pareció para nada larga. Quizás sea que Tarantino nos tiene acostumbrados a estar en alerta permanente. Sabés que no va a estar mas de 5 minutos tranquilo que ya algo tiene que pasar. La primera parte si me pareció media larga. Me asombraron los diálogos extensos de los primeros dos actos, pero a una persona que le gusta la historia tanto como a mi, no les van a parecer monótonos. Es más, ayuda a entender y cerrar la historia. Tenían razón cuando decían que era una mezcla perfecta entre Hitchcock y Agatha Christie. La tormenta de nieve, la cabaña y los ocho sospechosos creaban un clima de suspenso, mezclado con el humor grotesco con el que terminaba cada escena. La gente reía a carcajadas en el cine, porque es una de esas películas que disfrutás aunque cada uno de los pulps sean más violentos que el otro. Imaginé un sinfín de finales, y sabía que igualmente iba a sorprenderme.


Último Acto: El más odiado

Voy a admitir que cuando apareció el nombre de Channing Tatum en los primeros créditos, fue lo peor que me podría haber pasado desde el comienzo de la película. Pasé cada escena esperando que aparezca, porque fue una sorpresa para mi que Tarantino lo haya elegido para interpretar un papel. Me gustó su versatilidad para el personaje aunque, obviamente, no haya sido mi preferido. Podría haber sido Samuel Jackson porque indudablemente se come el papel y es el personaje que más al filo del asiento te tiene. Sin embargo, fue Daisy Domergue (interpretada por Jennifer Jason Leight) a quien abría aplaudido de pie. Casi una Helena Bonham Carter, me sorprendió con sus gestos, sus caras y su papel de desquiciada. No por nada está nominada a un premio Oscar como Mejor Actriz de Reparto, y realmente espero que se lo lleve a su casa. Otra joya que pulió Tarantino en esta película y que no dudo que va a repetir en otro de sus films si tiene la posibilidad.

Me encantó, que te voy a andar mintiendo. Para mi fue otra genialidad de este director, que te aconsejo que si podés, vayas a verla al cine. Los Ocho más Odiados fue una combinación de buenas historias, misterio, crimen y las viejas películas Western. Es otra buena película de Tarantino. Y con eso, ya te dije todo.

Noe Torres

0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram