Hoy quiero ver... ¡Joy!

Todas las imágenes fueron extraídas de Google
Me cuesta. Me cuesta empezar a hacer la reseña de esta película que me dejó sensaciones encontradas. Me cuesta ser objetiva después de ver (una vez más) como Jennifer Lawrence se abría paso en la pantalla grande y otra vez llevaba un papel a otra dimensión. Me cuesta decir que me desilusioné cuando Bradley Cooper no apareció ni en el 25% de la película. Me cuesta reseñar Joy, aunque salí del cine contenta. Voy a intentarlo igual.


Con esta son tres las películas que vi guionadas y producidas por David Russell. Saben que Silver Linings Playbook está entre mis favoritas. Que American Hustle no me atrapó tanto la historia pero si la manera de contarla. Y Joy... fue Joy. Es la historia de Joy Mangano, una inventora y emprendedora norteamericana, que después de varios golpes (¡y que golpes!) se convirtió en la referente de la teletienda americana tras inventar un trapeador que se escurría y lavaba prácticamente solo (magic). 


La protagonista de esta película fue interpretada por Jennifer Lawrence, actriz recurrente en los últimos films del director. Se entregó completamente a ella sabiendo que iba a realizar todo el trabajo sola, y así lo hizo. No solo admiro a Jennifer Lawrence por su corta edad y por ser una actriz a la que le seguí prácticamente todos sus pasos. Disfruto su versatilidad para interpretar cada uno de los papeles que tiene adelante. Se nota (y con esto termino de confirmarlo) que lo suyo es la comedia, pero no tiene problemas para hacer que la audiencia se interpele con sus personajes. Ella hizo que nos riamos, nos enojemos y sintamos lástima por Joy. Solo ella.


La otra parte del elenco también es reconocida. Robert De Niro interpreta a Rudy Mangano, repitiendo así actuación con esta jóven de arriba, y déjenme decirles que en cada una de las escenas que comparten (y son muchas) se nota la química que hay entre estos dos actores. Se divierten actuando juntos y esa confianza se refleja en la pantalla grande. Bradley Cooper fue la gran decepción de la noche al aparecer en solo unas pocas escenas, pero la dupla Lawrence/Cooper vende, y había que vender. Yo hubiera destacado a Edgar Ramirez, quien interpretó a Tony Miranne (el ex marido de Joy) y que fue una revelación


Y volvemos a Russell. Porque tengo una especie de amor y odio con este director. Me pasa que tengo  que ver sus películas dos veces para terminar de darle la vuelta de tuerca. Es amor a segunda vista, pero es amor. Completamente drástico, el no se queda con el old fashion para hacer películas. Juega al dirigir y al guionar. Me costó adaptarme al ritmo de Joy y admito que en un principio pensé "esta película no va a ser para mi". Pero lo fue. 


Los planos y las escenas son diferentes. Es una película ágil que no te deja parar a pensar ni un segundo. La vida de Joy fue una vorágine desde que era una niña, y eso se reflejó en el film. Se chocó el american dream de la joven, con el fanatismo de su madre por las novelas y es una paradoja que su historia terminara siendo una película. Y eso fue lo que Russell logró captar en la pantalla grande. Joy no paró un segundo, y la película tampoco.


La fotografía y la música se llevan 5/5 #GatitosEPP. Más la música. Ambientada a principio de los '90 pero con una impronta más de los '60, el soundtrack de la película acompañaba el ritmo de la vida de Joy. Con un tono más bien cálido a pesar de las tormentas de nieve, la fotografía también hizo lo suyo innovando con las diferentes tomas. 


La película se lleva 4/5 #GatitosEPP (y estuve debatiendo conmigo misma por ponerle 3 y medio). La historia se lleva todos los premios, al igual que la perseverancia de esta mujer que supo aguantar (aunque no con mucha paciencia) todos los obstáculos que se le pusieron en el camino. Y que Jennifer gane el Oscar, si. Basta de tanta objetividad periodística.

Noelia Torres

Todas las imágenes fueron extraídas de Google
Me cuesta. Me cuesta empezar a hacer la reseña de esta película que me dejó sensaciones encontradas. Me cuesta ser objetiva después de ver (una vez más) como Jennifer Lawrence se abría paso en la pantalla grande y otra vez llevaba un papel a otra dimensión. Me cuesta decir que me desilusioné cuando Bradley Cooper no apareció ni en el 25% de la película. Me cuesta reseñar Joy, aunque salí del cine contenta. Voy a intentarlo igual.


Con esta son tres las películas que vi guionadas y producidas por David Russell. Saben que Silver Linings Playbook está entre mis favoritas. Que American Hustle no me atrapó tanto la historia pero si la manera de contarla. Y Joy... fue Joy. Es la historia de Joy Mangano, una inventora y emprendedora norteamericana, que después de varios golpes (¡y que golpes!) se convirtió en la referente de la teletienda americana tras inventar un trapeador que se escurría y lavaba prácticamente solo (magic). 


La protagonista de esta película fue interpretada por Jennifer Lawrence, actriz recurrente en los últimos films del director. Se entregó completamente a ella sabiendo que iba a realizar todo el trabajo sola, y así lo hizo. No solo admiro a Jennifer Lawrence por su corta edad y por ser una actriz a la que le seguí prácticamente todos sus pasos. Disfruto su versatilidad para interpretar cada uno de los papeles que tiene adelante. Se nota (y con esto termino de confirmarlo) que lo suyo es la comedia, pero no tiene problemas para hacer que la audiencia se interpele con sus personajes. Ella hizo que nos riamos, nos enojemos y sintamos lástima por Joy. Solo ella.


La otra parte del elenco también es reconocida. Robert De Niro interpreta a Rudy Mangano, repitiendo así actuación con esta jóven de arriba, y déjenme decirles que en cada una de las escenas que comparten (y son muchas) se nota la química que hay entre estos dos actores. Se divierten actuando juntos y esa confianza se refleja en la pantalla grande. Bradley Cooper fue la gran decepción de la noche al aparecer en solo unas pocas escenas, pero la dupla Lawrence/Cooper vende, y había que vender. Yo hubiera destacado a Edgar Ramirez, quien interpretó a Tony Miranne (el ex marido de Joy) y que fue una revelación


Y volvemos a Russell. Porque tengo una especie de amor y odio con este director. Me pasa que tengo  que ver sus películas dos veces para terminar de darle la vuelta de tuerca. Es amor a segunda vista, pero es amor. Completamente drástico, el no se queda con el old fashion para hacer películas. Juega al dirigir y al guionar. Me costó adaptarme al ritmo de Joy y admito que en un principio pensé "esta película no va a ser para mi". Pero lo fue. 


Los planos y las escenas son diferentes. Es una película ágil que no te deja parar a pensar ni un segundo. La vida de Joy fue una vorágine desde que era una niña, y eso se reflejó en el film. Se chocó el american dream de la joven, con el fanatismo de su madre por las novelas y es una paradoja que su historia terminara siendo una película. Y eso fue lo que Russell logró captar en la pantalla grande. Joy no paró un segundo, y la película tampoco.


La fotografía y la música se llevan 5/5 #GatitosEPP. Más la música. Ambientada a principio de los '90 pero con una impronta más de los '60, el soundtrack de la película acompañaba el ritmo de la vida de Joy. Con un tono más bien cálido a pesar de las tormentas de nieve, la fotografía también hizo lo suyo innovando con las diferentes tomas. 


La película se lleva 4/5 #GatitosEPP (y estuve debatiendo conmigo misma por ponerle 3 y medio). La historia se lleva todos los premios, al igual que la perseverancia de esta mujer que supo aguantar (aunque no con mucha paciencia) todos los obstáculos que se le pusieron en el camino. Y que Jennifer gane el Oscar, si. Basta de tanta objetividad periodística.

Noelia Torres

2 comentarios

  1. Yo tambien quiero verla me apetece muchisimo!1beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirala que es una película fabulosa ♥ ¡Gracias por pasar bella!

      Eliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram