Chau 2015!


Se nos va el 2015, ¡y si! Es imposible que no nos pongamos un poco melancólicas. Porque este fue ÉL año de #EPP, y no dudamos que el 2016 va a ser un año todavía mejor. Decirles gracias a cada uno de ustedes (lectores, familia, amigos, auspiciantes, ¡todos!) es quedarnos cortas. Realmente no tenemos palabras para describir lo importante que fue para nosotras su apoyo y ver que En Pocas Palabras de a poco iba dejando de ser un hobbie para convertirse en un trabajo, nuestro tan amado trabajo. Y aún así, no dejar de ser ese espacio donde cada una de nosotras es ella misma. Gracias por leernos, escribirnos, opinar, estar, querernos y, más que nada, aceptarnos. Gracias por este 2015 que se va, y gracias por adelantado, por este 2016 que se viene. Los queremos (de corazón), y nos leemos el año que viene ♥

#FLOR


Me dejo mucho aprendizaje. Me trajo política y me hizo un clic. Entendi muchas cosas. Sobre todo me dio una posicion para saber donde estoy parada en la vida. Eso me trajo problemas porque  ahora mi cabeza lucha constantemente por ser lo que puede ser y lo que mis ideales quieren que sea. Me trajo insomio y valor. Me vi en situaciones en las que no me reconocí y me gustó . Me sentí útil y me di cuenta que si quiero puedo. Me dejo una opción de vida: intentar y fracasar es ilimitado.

Sentí que muchos años de estudios no fueron en vano. Aprendí a agradecer lo que tengo y a ponerme en el lugar del otro. Afirme mucho más mi orgullo hacía mi país y nunca me voy a cansar de decirlo. Me queje un poco menos y estoy controlando mi dosis. Conocí personas geniales que como yo aman lo que hacen. Me vi en lugares en los que nunca me hubiese imaginado estar. Vi como en mi cara creció el blog y sobre todo veo como seguimos creciendo.

Crecí mucho, pero no significa que antes no era nada, crecí porque me tomé el tiempo de verme crecer, de ver mi procedo en la vida. Me pasaron cosas lindas pero también cosas feas, de las cuales aprendí mucho y me dejaron un gran mensaje de vida: todos somos iguales, nadie es más que yo y si la otra persona no entiende eso no es mi problema. Aprendí a hacerme respetar. Cierro el 2015 agradeciendo, porque en la vida hay que ser agradecidos. Agradezco todo lo que me dejo este año y proyecto para el 2016 más aprendizaje, más conciencia crítica y menos quejas.

Cierro el año En Pocas palabras y lo empiezo igual. Porque ser sencillas es lo que nos hace diferente.

#NOE


El 2015 fue un año... raro. Y que haya sido raro, no quiere decir que fuera muy malo o muy bueno. Me vi obligada a plantearme cosas que nunca pensé que me iba a plantear, a aprender a perdonar, a animarme a intentar y, lo más importante, a enfrentarme a mi misma. Porque quizás eso fue lo más difícil de todo. Tener que decidir quien quería ser, adonde iba y aceptar ese camino. ¿Te tengo que decir que se quien soy? No, no puedo. Porque es un camino constante, y eso es lo que más me emociona y aterra del 2016. Que esas luchas en las que me vi envuelta este año, se van a definir el año que viene. O no (y vemos que nos depara el 2017 jaja).

Creo que lo más importante que aprendí este 2015 que se va es que puedo depender de mi misma. Que en todos los aspectos puedo, que solo necesito darle una vuelta de rosca, agarrar un manual, retarme a mi misma. Que si quiero algo tengo que ir a por ello, ponerle fuerza, coraje (cosas que me sobran) y darle para adelante. Aprendí que al principio todo es color de rosa y que de a poco todo se va tiñendo y destiñendo formando otros colores. Y a mi me encantan los colores y por eso no puedo quejarme, no voy a quejarme. Porque cada caída es una lección aprendida, pero por suerte este año tuvimos más saltos que tropezones. Aprendí que tengo unas amigas de oro, un novio que me ama (y al cual amo) y una familia que me banca en todo. Y saber eso, hoy, para mi es el mundo.

Comí, leí, hablé, escribí, amé, creé, decoré, me animé, me enojé, grité, reí, viví. Porque esto es vivir. Esta es mi vida, y la amo. Y que el 2016 traiga lo que tenga que traer, que sea bisiesto y que sea el mejor. Porque, como dijo Ramona, lo que nos hace diferentes es lo que nos hace únicos. Y nos encanta lo diferente. Nos encanta lo raro, descubrir, y mostrarles a ustedes nuestros descubrimientos. Nos encanta crecer, pero más que nada crecer juntas. Y en este 2015 crecimos. Y vamos a seguir creciendo mucho más el año que viene. Estamos listas para eso.

#BREN


A ver.. Si tuviese que definir en palabras lo que me enseñó este año serían: ESPERAR y SUPERAR. Arranqué un 2015 lleno de miedos y dudas, no sabía bien qué rumbo iba a tomar y sinceramente me estaba volviendo loca, veía a mi alrededor a todo el mundo lleno de proyectos e ideas y cuando me auto observaba me encontraba estancada. 

Ahí fue donde Silvia (mi psicóloga) me frenó y me hizo abrir los ojos: "estás muy ansiosa, aprendé a esperar que todo llega", ¿cómo hacerle entender a un chica "sprayette" (frase de mi mamá porque quiero todo YA) que hay cosas que merecen ser esperadas? 

Porque después de mucho DESEAR ese trabajo tan anhelado llegó, y entonces sí: haces ese parate tan necesario, te das cuenta que todo llega, que como dice Cerati tarda en llegar y al final hay recompensa. Fue así como me dí cuenta que amé conocer mi mundo laboral, hacerme amigas, conocer gente nueva, entender que quiero vivir del periodismo y que si me lo propongo voy a poder hacerlo. 

Del 2015 me llevo a una Bren re descubierta, que sabe que puede superarse, que esperar no es tan malo como parece, que somos cuatro locasamigassocias que disfrutamos de los avances y crecimientos del blog y del éxito individual de cada una. Aprendí a superar obstáculos, esos que la vida te pone y que aunque uno no este preparado los salta y sigue adelante.

De este año que se va también aprendí a vencer mis miedos, a superarme, al YO PUEDO que hace que todo sea positivo. Todo esto con la ayuda de estas tres chicas (L), del resto de mis amigas, de mi novio y de mi familia; pero también de alguien a quién quiero destacar, a una gran amiga Vane Ramos porque esa charla en el Mac fue el motor de arranque para que muchas cosas lindas sucedieran (La extraño demasiado)

No sé bien qué puntaje puedo adjudicarle a este 2015, para mí todos los años tienen sus días felices y no tanto, sólo hay que aprender a cómo sobrellevarlos de la mejor manera ¡Feliz año nuevo! Que aprendan a equilibrar la balanza. 

Y que tengan un buen arranque del 2016, por lo pronto yo lo comienzo con un largo viaje al sur de la Argentina, una travesía de casí un mes que les voy a resumir por acá. 

#ROMA


Durante el 2015, me tuve que enfrentar a varios ciclos que estaban llegando a su fin. Por un lado, la carrera de Periodismo y Comunicación Social, y por otro, el taller de Fotografía. Este año, se convirtió en algo muy significativo para mí; ya que ahora me encuentro parada sobre el final del camino y debo decidir para dónde debo seguir caminando. Muchas veces, uno no sabe qué rumbo tomar, porque empiezan las dudas, inquietudes, ideas negativas y el miedo. Pero hay que entender que es una etapa más de la vida, la cual va a traer miles de experiencias nuevas, donde uno va a poder seguir completándose como persona.

Entre todo ese furor de haber terminado, mi mente había quedado un tanto desorientada. Me puse a pensar que recién estaba comenzando todo. No dejo nada en este 2015, sino lo contrario, es una continuación de un esfuerzo y trabajo que viene entrelazado de antes. En 2016, seguiré aprendiendo, escuchando, mirando y disfrutando de cada pequeño detalle.

En el 2015 viví y aprendí muchas cosas, encontré gente con la que puede compartir lo que es la fotografía, hice mis primeros autorretratos, expuse mis fotos, terminé mi carrera, aprendí a editar fotos, fui a recitales, tuve miles de charlas filosóficas, me reí, compartí, encontré la belleza de la vida en pequeños detalles, caminé, participé en la creación y elaboración de un evento, disfruté, la lista sigue. Una persona me dijo: “Identifica eso qué más te apasiona hacer, eso que harías toda la vida y no te cansarías de hacerlo. Una vez que lo sepas no te detengas”. Me puse a reflexionar de que nada había terminado, sino que estaba iniciando.

A nuestros lectores les deseo un hermoso Fin de Año y que puedan arrancar con mucho impulso para que puedan seguir con sus proyectos, sus vidas, sus sueños. No se detengan!!!



Se nos va el 2015, ¡y si! Es imposible que no nos pongamos un poco melancólicas. Porque este fue ÉL año de #EPP, y no dudamos que el 2016 va a ser un año todavía mejor. Decirles gracias a cada uno de ustedes (lectores, familia, amigos, auspiciantes, ¡todos!) es quedarnos cortas. Realmente no tenemos palabras para describir lo importante que fue para nosotras su apoyo y ver que En Pocas Palabras de a poco iba dejando de ser un hobbie para convertirse en un trabajo, nuestro tan amado trabajo. Y aún así, no dejar de ser ese espacio donde cada una de nosotras es ella misma. Gracias por leernos, escribirnos, opinar, estar, querernos y, más que nada, aceptarnos. Gracias por este 2015 que se va, y gracias por adelantado, por este 2016 que se viene. Los queremos (de corazón), y nos leemos el año que viene ♥

#FLOR


Me dejo mucho aprendizaje. Me trajo política y me hizo un clic. Entendi muchas cosas. Sobre todo me dio una posicion para saber donde estoy parada en la vida. Eso me trajo problemas porque  ahora mi cabeza lucha constantemente por ser lo que puede ser y lo que mis ideales quieren que sea. Me trajo insomio y valor. Me vi en situaciones en las que no me reconocí y me gustó . Me sentí útil y me di cuenta que si quiero puedo. Me dejo una opción de vida: intentar y fracasar es ilimitado.

Sentí que muchos años de estudios no fueron en vano. Aprendí a agradecer lo que tengo y a ponerme en el lugar del otro. Afirme mucho más mi orgullo hacía mi país y nunca me voy a cansar de decirlo. Me queje un poco menos y estoy controlando mi dosis. Conocí personas geniales que como yo aman lo que hacen. Me vi en lugares en los que nunca me hubiese imaginado estar. Vi como en mi cara creció el blog y sobre todo veo como seguimos creciendo.

Crecí mucho, pero no significa que antes no era nada, crecí porque me tomé el tiempo de verme crecer, de ver mi procedo en la vida. Me pasaron cosas lindas pero también cosas feas, de las cuales aprendí mucho y me dejaron un gran mensaje de vida: todos somos iguales, nadie es más que yo y si la otra persona no entiende eso no es mi problema. Aprendí a hacerme respetar. Cierro el 2015 agradeciendo, porque en la vida hay que ser agradecidos. Agradezco todo lo que me dejo este año y proyecto para el 2016 más aprendizaje, más conciencia crítica y menos quejas.

Cierro el año En Pocas palabras y lo empiezo igual. Porque ser sencillas es lo que nos hace diferente.

#NOE


El 2015 fue un año... raro. Y que haya sido raro, no quiere decir que fuera muy malo o muy bueno. Me vi obligada a plantearme cosas que nunca pensé que me iba a plantear, a aprender a perdonar, a animarme a intentar y, lo más importante, a enfrentarme a mi misma. Porque quizás eso fue lo más difícil de todo. Tener que decidir quien quería ser, adonde iba y aceptar ese camino. ¿Te tengo que decir que se quien soy? No, no puedo. Porque es un camino constante, y eso es lo que más me emociona y aterra del 2016. Que esas luchas en las que me vi envuelta este año, se van a definir el año que viene. O no (y vemos que nos depara el 2017 jaja).

Creo que lo más importante que aprendí este 2015 que se va es que puedo depender de mi misma. Que en todos los aspectos puedo, que solo necesito darle una vuelta de rosca, agarrar un manual, retarme a mi misma. Que si quiero algo tengo que ir a por ello, ponerle fuerza, coraje (cosas que me sobran) y darle para adelante. Aprendí que al principio todo es color de rosa y que de a poco todo se va tiñendo y destiñendo formando otros colores. Y a mi me encantan los colores y por eso no puedo quejarme, no voy a quejarme. Porque cada caída es una lección aprendida, pero por suerte este año tuvimos más saltos que tropezones. Aprendí que tengo unas amigas de oro, un novio que me ama (y al cual amo) y una familia que me banca en todo. Y saber eso, hoy, para mi es el mundo.

Comí, leí, hablé, escribí, amé, creé, decoré, me animé, me enojé, grité, reí, viví. Porque esto es vivir. Esta es mi vida, y la amo. Y que el 2016 traiga lo que tenga que traer, que sea bisiesto y que sea el mejor. Porque, como dijo Ramona, lo que nos hace diferentes es lo que nos hace únicos. Y nos encanta lo diferente. Nos encanta lo raro, descubrir, y mostrarles a ustedes nuestros descubrimientos. Nos encanta crecer, pero más que nada crecer juntas. Y en este 2015 crecimos. Y vamos a seguir creciendo mucho más el año que viene. Estamos listas para eso.

#BREN


A ver.. Si tuviese que definir en palabras lo que me enseñó este año serían: ESPERAR y SUPERAR. Arranqué un 2015 lleno de miedos y dudas, no sabía bien qué rumbo iba a tomar y sinceramente me estaba volviendo loca, veía a mi alrededor a todo el mundo lleno de proyectos e ideas y cuando me auto observaba me encontraba estancada. 

Ahí fue donde Silvia (mi psicóloga) me frenó y me hizo abrir los ojos: "estás muy ansiosa, aprendé a esperar que todo llega", ¿cómo hacerle entender a un chica "sprayette" (frase de mi mamá porque quiero todo YA) que hay cosas que merecen ser esperadas? 

Porque después de mucho DESEAR ese trabajo tan anhelado llegó, y entonces sí: haces ese parate tan necesario, te das cuenta que todo llega, que como dice Cerati tarda en llegar y al final hay recompensa. Fue así como me dí cuenta que amé conocer mi mundo laboral, hacerme amigas, conocer gente nueva, entender que quiero vivir del periodismo y que si me lo propongo voy a poder hacerlo. 

Del 2015 me llevo a una Bren re descubierta, que sabe que puede superarse, que esperar no es tan malo como parece, que somos cuatro locasamigassocias que disfrutamos de los avances y crecimientos del blog y del éxito individual de cada una. Aprendí a superar obstáculos, esos que la vida te pone y que aunque uno no este preparado los salta y sigue adelante.

De este año que se va también aprendí a vencer mis miedos, a superarme, al YO PUEDO que hace que todo sea positivo. Todo esto con la ayuda de estas tres chicas (L), del resto de mis amigas, de mi novio y de mi familia; pero también de alguien a quién quiero destacar, a una gran amiga Vane Ramos porque esa charla en el Mac fue el motor de arranque para que muchas cosas lindas sucedieran (La extraño demasiado)

No sé bien qué puntaje puedo adjudicarle a este 2015, para mí todos los años tienen sus días felices y no tanto, sólo hay que aprender a cómo sobrellevarlos de la mejor manera ¡Feliz año nuevo! Que aprendan a equilibrar la balanza. 

Y que tengan un buen arranque del 2016, por lo pronto yo lo comienzo con un largo viaje al sur de la Argentina, una travesía de casí un mes que les voy a resumir por acá. 

#ROMA


Durante el 2015, me tuve que enfrentar a varios ciclos que estaban llegando a su fin. Por un lado, la carrera de Periodismo y Comunicación Social, y por otro, el taller de Fotografía. Este año, se convirtió en algo muy significativo para mí; ya que ahora me encuentro parada sobre el final del camino y debo decidir para dónde debo seguir caminando. Muchas veces, uno no sabe qué rumbo tomar, porque empiezan las dudas, inquietudes, ideas negativas y el miedo. Pero hay que entender que es una etapa más de la vida, la cual va a traer miles de experiencias nuevas, donde uno va a poder seguir completándose como persona.

Entre todo ese furor de haber terminado, mi mente había quedado un tanto desorientada. Me puse a pensar que recién estaba comenzando todo. No dejo nada en este 2015, sino lo contrario, es una continuación de un esfuerzo y trabajo que viene entrelazado de antes. En 2016, seguiré aprendiendo, escuchando, mirando y disfrutando de cada pequeño detalle.

En el 2015 viví y aprendí muchas cosas, encontré gente con la que puede compartir lo que es la fotografía, hice mis primeros autorretratos, expuse mis fotos, terminé mi carrera, aprendí a editar fotos, fui a recitales, tuve miles de charlas filosóficas, me reí, compartí, encontré la belleza de la vida en pequeños detalles, caminé, participé en la creación y elaboración de un evento, disfruté, la lista sigue. Una persona me dijo: “Identifica eso qué más te apasiona hacer, eso que harías toda la vida y no te cansarías de hacerlo. Una vez que lo sepas no te detengas”. Me puse a reflexionar de que nada había terminado, sino que estaba iniciando.

A nuestros lectores les deseo un hermoso Fin de Año y que puedan arrancar con mucho impulso para que puedan seguir con sus proyectos, sus vidas, sus sueños. No se detengan!!!


0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram