Hoy quiero ver… ¡La teoría del todo!


Chicos, ¡todavía estoy llorando! Si, ando en ese días (#DatoInnecesario) y ese final tan perfecto me pudo. Pero arranquemos desde el principio mejor porque ya arrancar contando como termina una película sería el colmo de los Spoilers (onda: oh, voy a entrar en twitter después de que terminó el último capítulo de PLL, ¡spoilémonos y seamos felices! #TrueStory).

La Teoría del todo es una película biográfica de una de las mentes más brillantes que nos dio el mundo (o el universo, para estar más a tono): Stephen Hawking. La película está basada en el libro escrito por su ex mujer Jane Wilde, “Travelling to infinity: my life with Stephen”, y cuenta el inicio de la relación entre dos jóvenes que se conocieron mientras Hawking estudiaba en Cambridge. A medida que va transcurriendo la película podemos ver cómo va avanzando la enfermedad de Stephen (esclerosis lateral amiotrófica) y como los cambios que esta patología produce en el cuerpo van modificando su vida y la vida de su familia.


Si, es una película romántica. Pero lo más lindo de todo es que habla de otro tipo de amor: no es la típica película con el típico final feliz. Es una historia real, de un amor real. Que con los años se fue transformando en un cariño atípico, en una especie de devoción fraternal entre dos personas que crecieron juntas y pasaron por un montón de obstáculos para poder estar juntos.

El film está dirigido por James Marsh y las actuaciones están a cargo de Eddie Redmayne (Stephen), Felicity Jones (como Jane) y David Thewlis (que lo tenía que poner porque es el Profesor Lupin y lo amo. Punto. No me juzgen). Personalmente amé la actuación de Felicity en el papel de Jane, un personaje que quizás al lado del de Eddie esté un poco eclipsado (lo que no quiere decir que la actuación de Redmayne no haya sido soberbia. Es más, se ganó el Oscar a mejor actor), pero creo que fue el papel más logrado de la película: una jóven enamorada dispuesta a todo por proteger a su familia, una mujer fuerte y decidida.


La teoría del todo (The Theory of everything) es una película de amor. De cariño, de física, de esperanza. Llena de teorías que intentan revelar el porqué de las cosas, que desea encontrarle una explicación al tiempo, siendo que el tiempo lo es todo. Que nos hace darnos cuenta que estamos hechos de momentos, y que todo tiene un comienzo, pero (por ahora) no tiene un final. Que nos enseña que, como dijo Stephen Hawking, mientras haya vida, hay esperanza.


Albertina.


Chicos, ¡todavía estoy llorando! Si, ando en ese días (#DatoInnecesario) y ese final tan perfecto me pudo. Pero arranquemos desde el principio mejor porque ya arrancar contando como termina una película sería el colmo de los Spoilers (onda: oh, voy a entrar en twitter después de que terminó el último capítulo de PLL, ¡spoilémonos y seamos felices! #TrueStory).

La Teoría del todo es una película biográfica de una de las mentes más brillantes que nos dio el mundo (o el universo, para estar más a tono): Stephen Hawking. La película está basada en el libro escrito por su ex mujer Jane Wilde, “Travelling to infinity: my life with Stephen”, y cuenta el inicio de la relación entre dos jóvenes que se conocieron mientras Hawking estudiaba en Cambridge. A medida que va transcurriendo la película podemos ver cómo va avanzando la enfermedad de Stephen (esclerosis lateral amiotrófica) y como los cambios que esta patología produce en el cuerpo van modificando su vida y la vida de su familia.


Si, es una película romántica. Pero lo más lindo de todo es que habla de otro tipo de amor: no es la típica película con el típico final feliz. Es una historia real, de un amor real. Que con los años se fue transformando en un cariño atípico, en una especie de devoción fraternal entre dos personas que crecieron juntas y pasaron por un montón de obstáculos para poder estar juntos.

El film está dirigido por James Marsh y las actuaciones están a cargo de Eddie Redmayne (Stephen), Felicity Jones (como Jane) y David Thewlis (que lo tenía que poner porque es el Profesor Lupin y lo amo. Punto. No me juzgen). Personalmente amé la actuación de Felicity en el papel de Jane, un personaje que quizás al lado del de Eddie esté un poco eclipsado (lo que no quiere decir que la actuación de Redmayne no haya sido soberbia. Es más, se ganó el Oscar a mejor actor), pero creo que fue el papel más logrado de la película: una jóven enamorada dispuesta a todo por proteger a su familia, una mujer fuerte y decidida.


La teoría del todo (The Theory of everything) es una película de amor. De cariño, de física, de esperanza. Llena de teorías que intentan revelar el porqué de las cosas, que desea encontrarle una explicación al tiempo, siendo que el tiempo lo es todo. Que nos hace darnos cuenta que estamos hechos de momentos, y que todo tiene un comienzo, pero (por ahora) no tiene un final. Que nos enseña que, como dijo Stephen Hawking, mientras haya vida, hay esperanza.


Albertina.

4 comentarios

  1. La tengo en mi lista de pelis para ver!!besos

    ResponderEliminar
  2. También esta en mi lista. Al final no me dio tiempo de ir a verla al cine, pero estoy deseando tener ocasión. A ver si lo hago prontito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirala porque realmente no tiene desperdicio: es preciosa! Gracias por pasar :)

      Eliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram