DIY: REMODELÁ TU ESCRITORIO


Restaurar cualquier tipo de mueble puede ser bastante costoso, por lo que muchas veces preferimos comprar uno nuevo y tirar o regalar el anterior. El tiempo también es un factor para tomar la opción más fácil, “comprar”, ya que siempre queremos todo al instante y llevar algo a arreglar implica una espera interminable. Sin embargo, tenemos una opción mucho más accesible que ayudará a tu bolsillo y a disfrutar de construir un mueble exclusivo.
 

El estampado de pata de gallo, conocido como el estampado de prendas que impactó en los años setenta y ochenta,  va a ser el plus de la transformación de nuestro escritorio.
En primer lugar, los elementos que vamos a utilizar son:
-Pintura blanca y negra
-Pincel
-Aguarras o tiner
-Stencil
¡En tan solo tres pasos vamos a cambiar ese escritorio sin estilo!

PRIMERO PASO:

Pintamos el mueble de blanco. En la primera mano, recomiendo que no se centren en la perfección de emparejar cada espacio, porque van a notar que al terminar y dejar secar, la madera absorbió la gran parte de lo que pintaron y seguirá el color de la misma. !Tranquilos, esto es normal!. Dejen secar y den una segunda mano.
Consejos: A la hora de pintar siempre dejen secar cada una de las capas, va a ser la clave porque cuando pasen el pincel no se va a poner espesa el área. Por otro lado, no insistan en pasar más de tres capas, a futuro podría rajarse lo pintado si es golpeado o movido bruscamente. ¡Me pasó!

SEGUNDO PASO:

Seguimos con el otro color de pintura, el negro. Previamente, deben limpiar el pincel con aguarras o tiner. Una vez que terminaron, pinten de color negro la tapa de cada uno de los cajones, incluso la manija. Nuevamente dejen secar bien, porque el siguiente paso depende de eso.


TERCER PASO:

Este es el más importante de los tres, es el que va a dar forma y vas a decir: “valió la pena”. Tomamos una placa de radiografía o un cartón y calcamos la imagen de pata de gallo en ella, recortamos.
En mi caso, utilicé hoja de papel, fue lo que tenía más a mano. Doy fe de que es posible pintar sobre este sin que se humedezca. Deben hacer las patas de gallo en todos los cajones.
Un consejo: No recarguen demasiado el pincel, es preferible tener poca pintura en el. En mi caso, decidí usar un pincel para tempera ya que me permitió ser más detallista.



¡Y así quedaría terminado nuestro trabajo!









Por: Alicia
Fotos: Romanela Espinoza



Restaurar cualquier tipo de mueble puede ser bastante costoso, por lo que muchas veces preferimos comprar uno nuevo y tirar o regalar el anterior. El tiempo también es un factor para tomar la opción más fácil, “comprar”, ya que siempre queremos todo al instante y llevar algo a arreglar implica una espera interminable. Sin embargo, tenemos una opción mucho más accesible que ayudará a tu bolsillo y a disfrutar de construir un mueble exclusivo.
 

El estampado de pata de gallo, conocido como el estampado de prendas que impactó en los años setenta y ochenta,  va a ser el plus de la transformación de nuestro escritorio.
En primer lugar, los elementos que vamos a utilizar son:
-Pintura blanca y negra
-Pincel
-Aguarras o tiner
-Stencil
¡En tan solo tres pasos vamos a cambiar ese escritorio sin estilo!

PRIMERO PASO:

Pintamos el mueble de blanco. En la primera mano, recomiendo que no se centren en la perfección de emparejar cada espacio, porque van a notar que al terminar y dejar secar, la madera absorbió la gran parte de lo que pintaron y seguirá el color de la misma. !Tranquilos, esto es normal!. Dejen secar y den una segunda mano.
Consejos: A la hora de pintar siempre dejen secar cada una de las capas, va a ser la clave porque cuando pasen el pincel no se va a poner espesa el área. Por otro lado, no insistan en pasar más de tres capas, a futuro podría rajarse lo pintado si es golpeado o movido bruscamente. ¡Me pasó!

SEGUNDO PASO:

Seguimos con el otro color de pintura, el negro. Previamente, deben limpiar el pincel con aguarras o tiner. Una vez que terminaron, pinten de color negro la tapa de cada uno de los cajones, incluso la manija. Nuevamente dejen secar bien, porque el siguiente paso depende de eso.


TERCER PASO:

Este es el más importante de los tres, es el que va a dar forma y vas a decir: “valió la pena”. Tomamos una placa de radiografía o un cartón y calcamos la imagen de pata de gallo en ella, recortamos.
En mi caso, utilicé hoja de papel, fue lo que tenía más a mano. Doy fe de que es posible pintar sobre este sin que se humedezca. Deben hacer las patas de gallo en todos los cajones.
Un consejo: No recarguen demasiado el pincel, es preferible tener poca pintura en el. En mi caso, decidí usar un pincel para tempera ya que me permitió ser más detallista.



¡Y así quedaría terminado nuestro trabajo!









Por: Alicia
Fotos: Romanela Espinoza


0 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram