Trucos para las vagas (como yo) que quieren tener un pelo ¡divino!

Aunque no lo crean, ODIABA cuidar mi pelo. Ya para mi peinarme a la mañana significa una lucha constante, ¡imaginen tener una rutina de cuidados! No way. Pero un día me levanté inspirada y dije: Vamos Albertina, tu puedes. Esto es lo que aprendí tras 23 años de vagancia y muchas tinturas y cortes de pelo ¡Espero que les sirvan!

Lavar el pelo día por medio: Cuando descubrí que no tenía que lavar mi pelo todos los días pensé: ni loca. Me costó muchísimo hacerme la idea de no lavarme la cabeza, pero una vez que lo logré descubrí que mi pelo duraba más limpio y que era mucho más fácil manejarlo. Eso si, al otro día de no lavármelo ¡corro a la ducha!


Pero cepillarlo TODOS LOS DÍAS: Si, esta es la contra. Igual es divertido jugar a la María Antoñeta y cepillarlo todas las noches antes de ir a dormir y a la mañana cuando te levantás. Yo le agrego un plus cuando voy a bañarme así no me cuesta tanto desenrredarlo en la ducha.


Dormir con trenzas: Después de cepillarme el pelo, hago una trenza baja y lo ato con una bandita de media. ¿Resultado? ¡Unas ondas perfectas al otro día! Y el plus de que no se te enrriede tanto (y no cueste tanto peinarlo después).


Aceite de almendras: Bueno, esta bien. Este no es #TipVago porque implica caminar hasta una farmacia y una vez por semana antes de bañarte aplicarte en las puntas (solo en las puntas y lo digo por experiencia!) este aceite. Te deja el pelo súper suave y brilloso, y vamos muchachas... no cuesta tanto.


¡Shampoo neutro!: Si, también uso shampoo neutro (¡al final no soy tan vaga como creía che!). Ojo, me pasó que lo usaba con una crema de enjuague que no me resultó (la Dove, voy a ser requete sincera) y el pelo me quedaba peor que el de una Barbie (si, ¡la Barbie tiene un pelo horrible! #LoDije). Después lo empezé a usar con un Sedal (que antes no me funcionaba) y voila! 

Y nada, esos son mis trucos. Y aunque no lo crean ¡sirven! Después de años de tinturas y mucha tijera, logré tener el pelo divino y no dejar de lado mi vagancia profesional. Y creanmé que pedirme esto era mucho...

Albertina.

Aunque no lo crean, ODIABA cuidar mi pelo. Ya para mi peinarme a la mañana significa una lucha constante, ¡imaginen tener una rutina de cuidados! No way. Pero un día me levanté inspirada y dije: Vamos Albertina, tu puedes. Esto es lo que aprendí tras 23 años de vagancia y muchas tinturas y cortes de pelo ¡Espero que les sirvan!

Lavar el pelo día por medio: Cuando descubrí que no tenía que lavar mi pelo todos los días pensé: ni loca. Me costó muchísimo hacerme la idea de no lavarme la cabeza, pero una vez que lo logré descubrí que mi pelo duraba más limpio y que era mucho más fácil manejarlo. Eso si, al otro día de no lavármelo ¡corro a la ducha!


Pero cepillarlo TODOS LOS DÍAS: Si, esta es la contra. Igual es divertido jugar a la María Antoñeta y cepillarlo todas las noches antes de ir a dormir y a la mañana cuando te levantás. Yo le agrego un plus cuando voy a bañarme así no me cuesta tanto desenrredarlo en la ducha.


Dormir con trenzas: Después de cepillarme el pelo, hago una trenza baja y lo ato con una bandita de media. ¿Resultado? ¡Unas ondas perfectas al otro día! Y el plus de que no se te enrriede tanto (y no cueste tanto peinarlo después).


Aceite de almendras: Bueno, esta bien. Este no es #TipVago porque implica caminar hasta una farmacia y una vez por semana antes de bañarte aplicarte en las puntas (solo en las puntas y lo digo por experiencia!) este aceite. Te deja el pelo súper suave y brilloso, y vamos muchachas... no cuesta tanto.


¡Shampoo neutro!: Si, también uso shampoo neutro (¡al final no soy tan vaga como creía che!). Ojo, me pasó que lo usaba con una crema de enjuague que no me resultó (la Dove, voy a ser requete sincera) y el pelo me quedaba peor que el de una Barbie (si, ¡la Barbie tiene un pelo horrible! #LoDije). Después lo empezé a usar con un Sedal (que antes no me funcionaba) y voila! 

Y nada, esos son mis trucos. Y aunque no lo crean ¡sirven! Después de años de tinturas y mucha tijera, logré tener el pelo divino y no dejar de lado mi vagancia profesional. Y creanmé que pedirme esto era mucho...

Albertina.

7 comentarios

  1. jajaja me he reído un montón con los comentarios entre paréntesis!! XD
    los cumplo casi todos (menos el del aceite de almendras!) lo tendré que probar!
    mua*

    ResponderEliminar
  2. Genial post!! Yo también odio mi pelo (veo que tú ya no...) y soy súper vaga...así que este post va guardado directamente a favoritos para seguirlo todo!!

    Besazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bueno que te haya servido! Muchas gracias por pasar, besotes :)

      Eliminar
  3. yo suelo utilizar muchisimo aceite apra el pelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo, ¿viste que sirve un montón? Gracias por pasar!

      Eliminar
  4. Hola! Gracias por tu visita, he encontrado un post realmente práctico para mí que soy vaga para arreglarme el pelo! Probaré lo de la trenza para dormir, lo del aceite en las puntas ya lo hago. Lo que realmente me va a costar es no lavarlo todos los dias!!! Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta un montón, pero una vez que lo probás ¡no vas a dejar de hacerlo! Gracias por pasar :)

      Eliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram