Ferias Americanas

Las ferias americanas son definitivamente el lugar de los curiosos. Podes encontrar desde un gorro hasta unos lentes viejos, sweter, camperas, objetos antiguos cargados de miles de recuerdos. Podes encontrarte con objetos de por lo menos 3 generaciones atrás que cuando los ves te traen algún recuerdo veloz de tu infancia.


 Recorrer esos pasillos angostos, ese olor a humedad que te disgusta pero te atrapa a la vez. El arsenal de sacos colgados por color, los cientos de pares de zapatos antiguos con polvillo, los adornitos de cerámica que tienen los abuelos en la mesa del televisor. Las revistas viejas, los libros con sus hojas amarillentas y ásperas.
Cada caja es un mundo. Podes encontrar desde una colección de vinilos, de casets y CD hasta una colección de estampitas, de bufandas. Todas esas cosas cargadas de historias están en ese exhibidor tan lindo y auténtico como lo es la feria americana.

Solo con pasar por al frente de una te despiertan las ganas de chusmiar. ¿A quién no le gusta revolver un poco? ¿A quién no le gusta  encontrar algo que te sorprenda, que te haga volver a tal momento de tu vida? Bueno a mí me da mucha curiosidad y no puedo evitar entrar a una cuando la encuentro.


Las ferias son mi lugar favorito, cada rincón está repleto de objetos con años de  anécdotas y mientras los recorro me llena de intriga saber el pasado de todas esas cosas. A veces hasta inconscientemente juego con imaginarme el pasado de esas cosas. Es que todo lo nuevo se ve en todos lados, ya sea en las redes sociales, como en cualquier comercio… pero las cosas viejas, tienen ese no se qué tan interesante que te despiertan un poquito la imaginación. 

Ramona 

Las ferias americanas son definitivamente el lugar de los curiosos. Podes encontrar desde un gorro hasta unos lentes viejos, sweter, camperas, objetos antiguos cargados de miles de recuerdos. Podes encontrarte con objetos de por lo menos 3 generaciones atrás que cuando los ves te traen algún recuerdo veloz de tu infancia.



 Recorrer esos pasillos angostos, ese olor a humedad que te disgusta pero te atrapa a la vez. El arsenal de sacos colgados por color, los cientos de pares de zapatos antiguos con polvillo, los adornitos de cerámica que tienen los abuelos en la mesa del televisor. Las revistas viejas, los libros con sus hojas amarillentas y ásperas.
Cada caja es un mundo. Podes encontrar desde una colección de vinilos, de casets y CD hasta una colección de estampitas, de bufandas. Todas esas cosas cargadas de historias están en ese exhibidor tan lindo y auténtico como lo es la feria americana.

Solo con pasar por al frente de una te despiertan las ganas de chusmiar. ¿A quién no le gusta revolver un poco? ¿A quién no le gusta  encontrar algo que te sorprenda, que te haga volver a tal momento de tu vida? Bueno a mí me da mucha curiosidad y no puedo evitar entrar a una cuando la encuentro.


Las ferias son mi lugar favorito, cada rincón está repleto de objetos con años de  anécdotas y mientras los recorro me llena de intriga saber el pasado de todas esas cosas. A veces hasta inconscientemente juego con imaginarme el pasado de esas cosas. Es que todo lo nuevo se ve en todos lados, ya sea en las redes sociales, como en cualquier comercio… pero las cosas viejas, tienen ese no se qué tan interesante que te despiertan un poquito la imaginación. 

Ramona 

3 comentarios

  1. Interesting place!!!!
    Have a lovely week!

    ResponderEliminar
  2. A mí me encantan las ferias y sobretodo si tienen cosas antiguas! Sería genial estar en una de esas!! :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla de lugares yo me perderia!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram