Y luego...


Cuenta la leyenda que había una chica que le tenía miedo a la noche, que quería que toda la vida sea de día.
Que esa misma chica decía que nunca iba a enamorarse, que no creía en el amor (que poca razón tenía).
Leía, leía, leía, tan solo para intentar sentir lo que esos libros describían. Leía para poder soñar.
No le importaba nadie, ni nada. Era ella y su mundo.

Que le gustaban (y las malas lenguas dice que le sigue gustando) las tortas de chocolate.
Dicen que no paraba nunca, que vivía de acá para allá sin asumir lo que sentía.
También que le gustaba dibujar, con muchos colores (cuantos mas mejor).
Dicen que le gustaba caminar por el campo, por su Pampa.

Y luego lo conocí. Y todo se volvió realidad.

Albertina. https://www.facebook.com/Enpocasspalabras



Cuenta la leyenda que había una chica que le tenía miedo a la noche, que quería que toda la vida sea de día.
Que esa misma chica decía que nunca iba a enamorarse, que no creía en el amor (que poca razón tenía).
Leía, leía, leía, tan solo para intentar sentir lo que esos libros describían. Leía para poder soñar.
No le importaba nadie, ni nada. Era ella y su mundo.

Que le gustaban (y las malas lenguas dice que le sigue gustando) las tortas de chocolate.
Dicen que no paraba nunca, que vivía de acá para allá sin asumir lo que sentía.
También que le gustaba dibujar, con muchos colores (cuantos mas mejor).
Dicen que le gustaba caminar por el campo, por su Pampa.

Y luego lo conocí. Y todo se volvió realidad.

Albertina. https://www.facebook.com/Enpocasspalabras


1 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram