Amor y mas amor...



Miro desde la cama esa única ventana de mi pieza con rejas negras y marco de color bordo.  Sólo mi cama, la ventana, yo y unos viejos libros con tapa dura que leí al menos tres veces, donde podes encontrar la palabra amor más de 500 veces.

Cómo no leer libros de amor y mucho más cuando la histórica flecha ha atravesado tu corazón, cómo no deslizarse en esas historias con tramas crueles pero que nunca destruyen el amor, dónde sale triunfante ante cualquier problemática, donde te hace tener fe. Cómo puede salir ganando, cuál es el secreto, cómo lo logra. Me detuve un momento y me di cuenta que en todos los libro se piensa en eso, amor, amor y amor; aunque el tema sea de cualquier cosa, siempre encontraras una pequeña historia de amor. Es admirable la capacidad de ese estado, te atrapa de tal forma que todo queda en un segundo plano.

Sólo veía esas gotas que salpicaban, chocando en el vidrio y caían lentamente hasta unirse con el resto de las gotas que habían hecho el mismo recorrido, estaban todas juntas sin querer separarse, formando un charquito cada vez más grande. Lo mismo pasa con el amor, uno cae lentamente en ese mundo de fantasía e ilusión que te hace sentir como en un cuento. Vas cayendo de un lado a otro, como si danzaras en plena felicidad hasta encontrarte con ese amor que no podes dejar de pensar, que no encontrás el momento en que lo tenes que dejar de ver porque en realidad es una droga, es tu droga. Finalmente, no podes dejarlo, te encuentras en esa situación de que no querés separate, ya lo sentís parte de tu vida, de tu forma de ser, convirtiéndolo en el motivo de cada respiro que das.

Todo lo que se hace cotidianamente no lo haces de la misma forma, cada actividad está invadida de ese sentimiento. Y mucho más cuando viajas, sentada en el colectivo, en el aula o esperando en una cola tu mente se entretiene como un nene con un juguete, en ese amor. Caes en un trance y no te das cuenta de que llega la parada en donde tenés que bajar, que la cola avanza o que empezó o terminó la clase. Es algo inexplicable, es algo mágico, de otro mundo, es lo más parecido a estar en un cuento de hadas. 

Romanela :) 



Miro desde la cama esa única ventana de mi pieza con rejas negras y marco de color bordo.  Sólo mi cama, la ventana, yo y unos viejos libros con tapa dura que leí al menos tres veces, donde podes encontrar la palabra amor más de 500 veces.

Cómo no leer libros de amor y mucho más cuando la histórica flecha ha atravesado tu corazón, cómo no deslizarse en esas historias con tramas crueles pero que nunca destruyen el amor, dónde sale triunfante ante cualquier problemática, donde te hace tener fe. Cómo puede salir ganando, cuál es el secreto, cómo lo logra. Me detuve un momento y me di cuenta que en todos los libro se piensa en eso, amor, amor y amor; aunque el tema sea de cualquier cosa, siempre encontraras una pequeña historia de amor. Es admirable la capacidad de ese estado, te atrapa de tal forma que todo queda en un segundo plano.

Sólo veía esas gotas que salpicaban, chocando en el vidrio y caían lentamente hasta unirse con el resto de las gotas que habían hecho el mismo recorrido, estaban todas juntas sin querer separarse, formando un charquito cada vez más grande. Lo mismo pasa con el amor, uno cae lentamente en ese mundo de fantasía e ilusión que te hace sentir como en un cuento. Vas cayendo de un lado a otro, como si danzaras en plena felicidad hasta encontrarte con ese amor que no podes dejar de pensar, que no encontrás el momento en que lo tenes que dejar de ver porque en realidad es una droga, es tu droga. Finalmente, no podes dejarlo, te encuentras en esa situación de que no querés separate, ya lo sentís parte de tu vida, de tu forma de ser, convirtiéndolo en el motivo de cada respiro que das.

Todo lo que se hace cotidianamente no lo haces de la misma forma, cada actividad está invadida de ese sentimiento. Y mucho más cuando viajas, sentada en el colectivo, en el aula o esperando en una cola tu mente se entretiene como un nene con un juguete, en ese amor. Caes en un trance y no te das cuenta de que llega la parada en donde tenés que bajar, que la cola avanza o que empezó o terminó la clase. Es algo inexplicable, es algo mágico, de otro mundo, es lo más parecido a estar en un cuento de hadas. 

Romanela :) 

7 comentarios

  1. oh love love love! xoxo :)

    lavinajampit.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Es que es geniial, es maravilloso sentiir que amas a alguien más que a nada en este mundo y que para alguien eres lo más importantee! :)

    ResponderEliminar
  3. Que bonito es el amor!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  4. Beautiful words. Loved reading them.

    Have a great day. Hop over to my blog when you have time. :)

    xx
    Seepz
    That Sassy Girl
    That Sassy Girl on Bloglovin

    ResponderEliminar
  5. Beautiful words of love.
    Great to discover your blog and many thanks for visiting me.

    Hugs
    Carolyn

    ResponderEliminar
  6. Love is all around! Viva el amor!!!

    ResponderEliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram