Había una vez...



Había una vez una nena a la que Papá Noel le había traído una lapicera (y una hoja de papel).

La tinta tenía magia. Podía volar, podía correr. Podía ser lo que ella quisiera, con tan solo imaginarlo (y escribirlo).

La hoja tenía cuentos. De dragones, de princesas. Donde tras un segundo de estar perdida, encontrabas la salida (y te hacía feliz).

Se hizo mas grande. Y empezó a fotografiar al destino. El mundo parecía detenerse, solo para que ella lo describiera (y con lujo de detalles).

Por un rato, jugaba con ese regalo de Papá Noel a escaparse de la realidad (y ser ella misma).

Había una vez un cuento, que empezaba con un: "Había una vez..." (y ella era la protagonista).



Había una vez una nena a la que Papá Noel le había traído una lapicera (y una hoja de papel).

La tinta tenía magia. Podía volar, podía correr. Podía ser lo que ella quisiera, con tan solo imaginarlo (y escribirlo).

La hoja tenía cuentos. De dragones, de princesas. Donde tras un segundo de estar perdida, encontrabas la salida (y te hacía feliz).

Se hizo mas grande. Y empezó a fotografiar al destino. El mundo parecía detenerse, solo para que ella lo describiera (y con lujo de detalles).

Por un rato, jugaba con ese regalo de Papá Noel a escaparse de la realidad (y ser ella misma).

Había una vez un cuento, que empezaba con un: "Había una vez..." (y ella era la protagonista).

1 comentarios

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram