Hola, si. Me llamo Albertina (si, mi abuelo se llamaba Alberto, adivinaron) y tengo 20 años. Estoy en esa edad en la que sos un tubérculo. No sos grande pero tampoco sos chica. Y yo, que soy media Peterpanesca peor. Soy impulsiva, tengo 40 millones de miedos y un potus que se llama Agatha. Tengo un novio que me ama, muchos amigos que me quieren, y una que otra abolladura. Vivo en La Plata pero soy de un pueblito así de chiquito en la mitad de la provincia de La Pampa (Victorica). Extraño cuando tengo tiempo, y muchas veces tienen que frenar mis impulsos de irme corriendo a sacar un pasaje y volverme a mitad del campo. Todavía no entiendo como los porteños pueden vivir tan apretados.

Me gusta la fotografía (sueño con ser fotógrafa) y la cocina no es lo mío. Intente hacer panqueques pero me di cuenta que las ollas y las sartenes tienen un complot contra mi (ya van a saber un poquitito mas de eso). Me gustan las noches de tormenta y las tardecitas de verano, donde cuando sale la luna a tomar un poquitito de aire, se escuchan los grillos cantar. Los veranos lluviosos me apasionan, y ni les cuento los inviernos donde sale un ratito el sol. No les quito más tiempo. Solo espero que les guste. Aquí esta, esta soy yo…


Albertina, en pocas palabras… 


Hola, si. Me llamo Albertina (si, mi abuelo se llamaba Alberto, adivinaron) y tengo 20 años. Estoy en esa edad en la que sos un tubérculo. No sos grande pero tampoco sos chica. Y yo, que soy media Peterpanesca peor. Soy impulsiva, tengo 40 millones de miedos y un potus que se llama Agatha. Tengo un novio que me ama, muchos amigos que me quieren, y una que otra abolladura. Vivo en La Plata pero soy de un pueblito así de chiquito en la mitad de la provincia de La Pampa (Victorica). Extraño cuando tengo tiempo, y muchas veces tienen que frenar mis impulsos de irme corriendo a sacar un pasaje y volverme a mitad del campo. Todavía no entiendo como los porteños pueden vivir tan apretados.

Me gusta la fotografía (sueño con ser fotógrafa) y la cocina no es lo mío. Intente hacer panqueques pero me di cuenta que las ollas y las sartenes tienen un complot contra mi (ya van a saber un poquitito mas de eso). Me gustan las noches de tormenta y las tardecitas de verano, donde cuando sale la luna a tomar un poquitito de aire, se escuchan los grillos cantar. Los veranos lluviosos me apasionan, y ni les cuento los inviernos donde sale un ratito el sol. No les quito más tiempo. Solo espero que les guste. Aquí esta, esta soy yo…


Albertina, en pocas palabras… 

1 comentarios

  1. La seguna parte, DIOS, ME LEES LA MENTE?, es como si yo lo hubiera escrito jajaja.

    ResponderEliminar

Te puede interesar

Comercial

random

¿Ya leiste estos posts?

suscribir footer

¿Querés enterarte de todo lo nuevo?

Formá parte de nuestra lista de mail

instagram